Aprendiendo a vivir

Learn to live¿Te enseñó alguien alguna vez a vivir? ¿Te enseñaron a tomar decisiones y a controlar tu miedo? ¿Te dijo alguien alguna vez cómo detener el dolor o cómo sentirte más feliz? ¿O cómo quererte de verdad?

Después de bastante tiempo trabajando como humanóloga llegué a la conclusión de que con mucha frecuencia me encuentro ayudando a las personas a aprender esas destrezas básicas; a personas de todas las edades y culturas.

A la mayoría de nosotros nos enseñaron en la infancia que deberíamos querernos a nosotros mismos, que deberíamos ser felices, que deberíamos controlar el miedo…  Pero a nuestros adultos se les olvidó decirnos cómo hacer todo eso. Además nos dijeron que nos preocupásemos por el futuro, que sintiéramos remordimientos por el pasado, que dejáramos de soñar y que no confiáramos demasiado. Muchos de nosotros estamos hoy intentando desaprender todas esas lecciones y buscando la manera de comprender cómo vivir realmente la vida.

No te avergüences por tener que aprender a vivir o a ser feliz. ¡Nadie te enseñó a hacerlo!

Aprender a vivir la vida es como aprender cualquier otra cosa. Se puede aprender probando y cometiendo errores (que es lo que la mayoría de nosotros llevamos haciendo estos últimos años) o se puede buscar un profesor. Creo que esa búsqueda explica el por qué de la gran proliferación de maestros, gurus, conferenciantes inspiradores y similares en el mundo de hoy. La gente quiere aprender a vivir y ser felices. ¡Y eso es genial, ya era hora!

Y, ¿quién nos puede enseñar a vivir? Piénsalo. ¿Quién te puede enseñar matemáticas? Alguien que las haya aprendido antes. ¿Y chino? Alguien que ya lo hable. La persona que te enseñe a vivir y a ser feliz debería contar con una larga e intensa vida feliz. Debería ser alguien dispuesto a compartir y difundir la felicidad; alguien con experiencias en muchos campos; alguien cuya vida sea un ejemplo de éxito y crecimiento personal. Pero alguien accesible también.

Leer libros está muy bien. Hay muchos muy buenos en el mercado. Pero algunas cosas son muy difíciles de aprender de los libros. Imagínate intentando aprender mates o chino solo de un libro… Lo mismo ocurre al intentar aprender  a vivir.

Si crees que te ha llegado el momento de aprender a vivir, hazlo. Pide ayuda. Comienza a aprender ya mismo. La vida puede ser realmente genial… No tienes más que mirar la mía 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanóloga

www.jessicajlockhart.com