Tantas cosas…

missbusyCon frecuencia la gente me dice que les sorprende mi energía desbordante, que no entienden cómo soy capaz de hacer tantas cosas en un día. Y yo siempre les contesto que es porque me encanta lo que hago. Cuando te diviertes haciendo algo, el tiempo y el esfuerzo dejan de importar. Y si haces cinco cosas que te gustan, acabas encontrando tiempo para todas ellas. Así que, si quieres ser una persona más activa, empieza eligiendo hacer cosas que te encanten. Todo resulta así mucho, mucho más fácil.

Disfruta de la vida, J.


Sueños nocturnos

zzzHabitualmente nunca tengo pesadillas. Creo que es por un ritual que empecé a usar hace años, cuando aún era una adolescente. Cada noche, después de leer durante un rato, cierro los ojos para dormir y me obligo a mí misma a pensar en lo bueno que me ha pasado ese día o en lo bueno que estoy esperando que me pase. A veces, los problemas o la tristeza intentan colarse en mis pensamientos y romper mi paz. “¡Quietos!” les digo mentalmente. Y entonces me obligo a pensar de nuevo en lo que quiero pensar. Pero los pensamientos desagradables tienen trucos para volver a meterse en mi cerebro. “No, no os quiero. Lo que quiero es…” y sigo con lo que estaba haciendo. Después de unos pocos minutos siempre consigo concentrarme en lo bueno que quiero pensar y es por ello que suelo dormir profundamente y tengo sueños tan divertidos y felices.

Disfruta de la vida, J.


La eterna sonrisa

Hace unos pocos días por fin conseguí ponerme en contacto con una amiga de quien hacía mucho que no sabía nada. Haría unos 30 años que no nos veíamos pero Facebook nos permitió volver a encontrarnos. (¡Gracias, Face!)

Charlamos durante horas, intentando ponernos al día. ¡Estaba tan contenta! Y todavía me dejó más feliz cuando me dijo que me recordaba con una eterna sonrisa en la cara. Yo siempre había creído que fui una adolescente gruñona y sin sonrisa y mi amiga me acababa de decir que esa impresión que tenía estaba equivocada.

Sonreír es una parte muy importante de mi vida. Es lo que hago de forma automática en casi todas las situaciones: cuando conozco a alguien, cuando me pongo en ridículo, cuando me siento incómoda… Es por eso que tantos rusos me miraban de una manera tan graciosa cuando vivíamos allí. En su cultura, sonreír en público sin un motivo claro es un síntoma de idiotez. 😀

Sin embargo, a mí siempre me ha ayudado un montón. Sí, es cierto que algunas personas se sienten ofendidas o insultadas si te diriges a ellas con una gran sonrisa en la cara. Lo siento, chicos, vosotros os lo perdéis. El resto del mundo, una inmensa mayoría, lo aprecian y responden mucho mejor .

Esa es mi experiencia.

Disfruta de la vida, J.