Todos queremos ser felices

Sí, ya sé que es difícil creer que quienes no se portan bien contigo también quieren ser felices. ¿Se te ha ocurrido pensar que tal vez no sepan cómo hacerlo? ¿O que quizá tengan una idea de la felicidad equivocada? ¿O que sienten celos porque creen que tú eres feliz y ellos no? ¿O que simplemente han pasado una noche horrible llena de pesadillas?

¿Y te has preguntado alguna vez si tú no actúas de manera parecida? ¿Nunca has sido desagradable con nadie por alguno de los motivos que hemos dicho antes?

Hay muchas personas que basan su felicidad en las reacciones de los demás. Y eso no es sano. De hecho, se trata de un tremendo error. Todos somos responsables de nuestra propia felicidad. Nadie es responsable de la felicidad de ninguna otra persona. Si alguien reacciona mal ante tu felicidad, tú puedes elegir que esa reacción te afecte y a su vez te haga a TI infeliz.

We all deserve to be happy

Todos tenemos derecho a ser felices. Pero en mi opinión, también es un deber. Todos debemos ser felices. En este punto alguien podría decirme que hay quienes buscan su felicidad a través del dolor de los demás. Mi respuesta ante eso es: ¿estáis seguros de que están buscando ser felices y no otra cosa? La feliciad es algo personal. Podemos intentar compartirla, pero siempre será personal y nuestra.

Busca tu propia felicidad y asegúrate de que eso es lo que realmente quieres conseguir: la felicidad. La vida puede ser tantísimo mejor…

Disfruta de la vida, J.


Tantas cosas…

missbusyCon frecuencia la gente me dice que les sorprende mi energía desbordante, que no entienden cómo soy capaz de hacer tantas cosas en un día. Y yo siempre les contesto que es porque me encanta lo que hago. Cuando te diviertes haciendo algo, el tiempo y el esfuerzo dejan de importar. Y si haces cinco cosas que te gustan, acabas encontrando tiempo para todas ellas. Así que, si quieres ser una persona más activa, empieza eligiendo hacer cosas que te encanten. Todo resulta así mucho, mucho más fácil.

Disfruta de la vida, J.


Sueños nocturnos

zzzHabitualmente nunca tengo pesadillas. Creo que es por un ritual que empecé a usar hace años, cuando aún era una adolescente. Cada noche, después de leer durante un rato, cierro los ojos para dormir y me obligo a mí misma a pensar en lo bueno que me ha pasado ese día o en lo bueno que estoy esperando que me pase. A veces, los problemas o la tristeza intentan colarse en mis pensamientos y romper mi paz. “¡Quietos!” les digo mentalmente. Y entonces me obligo a pensar de nuevo en lo que quiero pensar. Pero los pensamientos desagradables tienen trucos para volver a meterse en mi cerebro. “No, no os quiero. Lo que quiero es…” y sigo con lo que estaba haciendo. Después de unos pocos minutos siempre consigo concentrarme en lo bueno que quiero pensar y es por ello que suelo dormir profundamente y tengo sueños tan divertidos y felices.

Disfruta de la vida, J.