Celebrar

Mi familia y yo deberíamos haber estado hoy en la playa. Pero la vida es muy divertida y no estamos donde esperábamos estar. Estamos en una ciudad inesperada, ayudando a alguien en un hospital e improvisando una cena de celebración… 

 

Soñaba con aquella playa, con un pequeño retiro familiar, con los paseos, las charlas y las comidas que íbamos a compartir. Soñaba con la paz, la calma y la diversión… pero estoy aquí, en una ciudad gris y lluviosa, rodeada de médicos, improvisando celebraciones.

En la vida ocurren cosas. Algunas son a veces inesperadas y la mayoría no planificadas. Y cuando ocurren cosas, tenemos la posibilidad de elegir: podemos elegir sentirnos mal por lo que no ha llegado a ocurrir o podemos elegir aprovechar al máximo lo que sí está ocurriendo.

Ambas opciones son reales y ambas son correctas. Algunos elegirán sentirse mal, tristes o enfadados. Sus corazones se llenarán de dolor y tristeza y se quejarán ante los demás o consigo mismos. Será su elección.

Yo elijo aprovechar al máximo lo que ocurre. Elijo buscar lo positivo, la diversión de los regalos inesperados, la oportunidad de vivir algo que nunca habría planeado. La vida es una gran aventura llena de sorpresas. Sí, es cierto que esperaba otra cosa, algo que en teoría me iba a hacer más feliz. Pero lo que esperaba no se ha producido; no se ha convertido en mi realidad. Mi realidad es otra hoy, por lo que decido abrazarla y permitirle que me dé todo lo bueno que me pueda dar.

Esta mañana me he ido a comprar con mi hija. Hemos comprado algo diferente para cenar, algo rico y que nos ayudará a disfrutar de estas inesperadas circunstancias. En lugar de permitir que nuestros pensamientos se centren en echar de menos la playa, brindaremos y disfrutaremos de estar juntas. Al fin y al cabo, eso es lo que más importa. Es lo que más me importa a mí porque así decido que sea.

En estas fechas, muchas personas sufren porque sueñan con unos días perfectos y felices, días de amor, de gratitud y de compartir. Intentan que todo sea como sueñan. Y cuando sus expectativas se rompen, deciden sentirse mal, tristes o enfadados. Pero en realidad solo es cuestión de elección. ¿Cómo elegimos interpretar esta realidad? ¿Cómo elegimos reaccionar? ¿Cómo elegimos sentirnos cuando las expectativas se rompen y la vida nos da una sorpresa?

Aquello que soñamos e imaginamos no ha ocurrido. Ha ocurrido algo diferente. Yo recomiendo darnos permiso para disfrutarlo. Al fin y al cabo, es lo único que tenemos.

Disfruta de la vida… de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora y reconocida conferenciante internacional. Síguela aquí:
Jessica J Lockhart, EzineArticles Basic Author