¿Cómo te presentas?

#tbt

Cuando alguien me pregunta quién soy, puedo responder de muchas formas diferentes…

  • Soy Jessica.
  • Soy humanóloga.
  • Soy escritora.
  • Soy un ser humano.
  • Soy madre, soy esposa, soy mujer…

Responda lo que elija responder, siempre estaré ofreciendo una verdad incompleta porque soy eso y mucho más. Dependiendo de quién me esté planteando la pregunta y de cuáles sean mis circunstancias, tal vez elija respuestas diferentes. Por ejemplo, si la persona que pregunta es un posible cliente, no le diré “soy una madre” pero sí lo haré si quién me está preguntando es el jefe de estudios en la escuela.

Quién o qué soy no se limita a una única palabra ni a un conjunto de ellas. Soy muchas cosas. Incluso aunque elija ofrecer una o varias como respuesta, seguiré si reflejar mi yo auténtico y mis palabras no implicarán que no soy también las que he callado. Yo sigo siendo quién soy. Solamente decido no compartir todo lo que soy en ese momento. Yo no soy mis circunstancias. Mis circunstancias no me definen. Responda lo que responda a la pregunta de quién soy yo, seguiré siendo todas las respuestas dichas y las no dichas.

A veces nos sentimos limitados y definidos por nuestras circunstancias: “soy un sin-techo,” “soy pobre,” “soy depresivo.” Simplemente con pronunciar esas palabras, de alguna manera nos convertimos en ellas. Cuando una persona dice “soy un desempleado,” elige esa definición de sí mismo cuando, en realidad, solo está mencionando sus circunstancias en ese momento. Es persona es mucho, mucho más que un “desempleado.”

Yo soy yo, no mis circunstancias. Cuando me presento al mundo, siempre intento reflejar quién soy y no mi situación. Si quiero hablar de mi realidad, siempre puedo decir cosas como… “en este momento me sobra algo de peso,” “estoy padeciendo algunos problemas de salud,” ahora no tengo una dirección fija.” (En lugar de “soy obesa,” “soy una enferma,” “soy una vagabunda.”)

Cuando los demás oyen nuestras respuestas, forman una imagen de nosotros en su mente. La información que reciben es la que nosotros les damos. Si tu definición de ti mismo resume tus circunstancias actuales, eso es lo que verán. No solo ahora. Cuando te vuelvan a encontrar en el futuro, también será eso lo que vean. Porque eso es lo que tú les has dicho que eres. No les has dado otra opción. No les has dado más información, tan solo un pedacito muy pequeño de tu verdad. No te sorprendas, entonces, cuando eso sea lo único que vean.

Yo soy…. refleja quiénes somos, no cómo nos sentimos ni cómo nos vemos a nosotros mismos. Así que ten cuidado la próxima vez que te presentes. Recuerda que de quien estás hablando es de TI 🙂

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com