¿Cómo te presentas?

IMG_3534

Cuando alguien me pregunta quién soy, puedo responder de muchas maneras diferentes…

  • Soy Jessica.
  • Soy escritora.
  • Soy coach.
  • Soy un ser humano.
  • Soy madre, soy mujer…

Y siempre estaré contando una verdad a medias porque soy todo eso y mucho más. Dependiendo en quién esté haciendo la pregunta y las circunstancias que nos rodeen, tal vez elija una respuesta u otra. Por ejemplo, si quien me lo pregunta es un posible cliente, está claro que no responderé “soy una madre,” aunque esa sí sería mis respuesta si quien preguntara fuese el jefe de estudios del colegio.

Qué o quién soy no se limita a una única palabra ni a un puñado de ellas. Soy muchas cosas. Elijo mostrar o transmitir una o varias de ellas dependiendo de las circunstancias en las que me encuentre. Pero eso no significa que no sea las demás en ese momento. Las sigo siendo. Es tan solo que he elegido no compartirlas entonces. Eso significa que yo no soy las circunstancias que me rodean. Independientemente de cómo responda a esa pregunta, yo sigo siendo también todo lo demás.

A veces nos sentimos limitados y definidos por nuestras circunstancias: “soy un sintecho,” “soy pobre,” “soy depresivo.” El mero hecho de pronunciar esas palabras de alguna forma nos convierte en ellas. Cuando una persona dice “soy obesa,” está eligiendo esa definición cuando, en realidad, solo está mencionando las circunstancias en ese momento. Es persona es mucho más que “obesa.” Es mucho más que sus circunstancias.

Yo soy yo. Yo no soy mis circunstancias. Cuando me presento al mundo, siempre intento reflejar qué soy, no mis circunstancias. Si quiero hablar de mis circunstancias, siempre puedo decir algo parecido a… “En este momento tengo sobrepeso,” “en la actualidad padezco alguna enfermedad,” “ahora mismo no tengo dirección,”  en lugar de “soy obesa,” “soy un enfermo,” “soy un sintecho.”

Soy… refleja quiénes somos, no cómo nos sentimos o cómo nos vemos. Así que la próxima vez que te vayas a presentar, ten cuidado. Recuerda que de quien estás hablando es de ti 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella, J.