Dinamos sociales frente a vampiros

fig,white,mens,ffffffVampire-Smiley2Yo creo que todos los seres humanos irradian energía o, por el contrario, la absorben. En ambos extremos de ese espectro tenemos lo que yo llamo las dinamos sociales y los vampiros. Las dinamos sociales son personas que irradian mucha energía, que siempre se muestran activas y participativas, que interactúan con los demás de manera constante y comparten muchas cosas con sus amigos. Los vampiros sociales tienden a hacer que los demás sientan lástima de ellos, se quejan contstantemente de esto o aquello y siempre llaman la atención sobre ellos mismos para poder succionar la energía de los demás. Por supuesto, aunque todos estamos en algún punto entre ambos extremos, algunos seres humanos son ejemplos muy claros de unos u otros y todos deberíamos tener cuidado con los vampiros.

Los vampiros realmente no valoran la amistad sino lo que les puedan dar los demás. Utilizan a la gente para alcanzar sus propias metas y te abandonan cuando dejas de servirles. Los vampiros se suelen quejar de estar enfermos física, emocional o psicoloógicamente para que el resto del mundo sienta pena  y así poder seguir succionando energía para seguir viviendo. Los auténticos vampiros manipulan a sus presas con destreza. Y los no vampiros suelen carecer de las herramientas necesarias para defenderse.

Social dynamos vs. social vampires

Y tú, ¿a qué te asemejas más, a una dinamo o a un vampiro? ¿Te sientes “agotado o exhausta” después de juntarte con ciertos amigos o por el contrario crees que te “deben” su apoyo incondicional? ¿Quieres ayudar a todo el mundo o crees que todos te deberían ayudar a ti? ¿Te sales de tu camino para echar una mano o mereces que todos te apoyen porque eres una persona sin suerte y que sufre mucho?

Fighting vampiresAunque te identifiques más con las dinamos sociales y te asusten los vampiros, no será necesario que vayas por ahí con una ristra de ajos en los bolsillos; bastará con que aprendas a decir “NO,” una lección que a muchos de nosotros nos resulta muy complicada. Recuerda, tú tienes el derecho y el deber de ser feliz. Los vampiros nunca te darán lo que quieres; lo necesitan todo para ellos mismos. Tú debes decidir si sigues siendo utilizado por ellos o si rompes con su abuso. Y no intentes cambiarlos; solo nos podemos cambiar a nosotros mismos. 

La verdad es que la mayoría de los vampiros no lo son por elección. La mayoría han pasado por experiencias que les han llevado a ser lo que son hoy. Pero también los vampiros pueden elegir. Pueden decidir dejar de quejarse y dar algo a aquellos que les quieren. No hace falta que les den todo de la noche a la mañana, pero sí que empiecen por cositas pequeñas, incluso una palabra amable, para empezar .

Mi consejo es que la próxima vez que te sientas infeliz al interactuar con alguien analices la situación según la dicotomía dinamo/vampiro y actúes en consecuencia.

Disfruta de la vida, J.