El fracaso

Humanology

¿Qué significa fracasar? ¿Quién decide si fracasas o tienes éxito? ¿Quién marca los objetivos? ¿Quién establece las reglas? ¿Quién juzga los resultados?

El fracaso es nuestra manera de medirnos a nosotros mismos o a los demás.

Imagina una carrera. Para muchas personas, no ganarla significaría fracasar. Pero estoy segura de que conoces casos en los que simplemente alcanzar la meta representa un enorme éxito.

El fracaso nunca es objetivo. El fracaso y el éxito son creaciones humanas. La naturaleza no tiene “reglas del éxito.” Incluso la muerte puede ser una historia de éxitos dependiendo de las circunstancias. La muerte de una cebra es la historia del éxito alimentario de los leones.

El fracaso siempre está en nuestra mente. Creamos o aceptamos las reglas con las que jugamos. Nos decimos: “habré fracasado si no hago X o Y.” O: “los demás creerán que he fracasado si no hago X o Y.” Al aceptar esas reglas estaré creando el concepto de fracaso en mi mente. Estaré aceptándolo, aplicándolo, viviéndolo.

Imagina que paso meses preparando un examen muy importante. Llega el día y no me sale bien. Mis resultados no son suficientes y no apruebo. ¿He fracasado? Está claro que no he pasado el examen. ¿Significa eso que he fracasado? Yo creo que no. Yo creo que solo significa que no he pasado el examen. Durante el proceso he aprendido mucho; he aprendido y he crecido, por lo que en otros sentidos sí he tenido éxito.

El fracaso es nuestra manera de interpretar una situación. Como somos quienes marcamos y aplicamos las reglas, somos también quienes creamos el fracaso.

“Pero,” me diréis algunos de vosotros, “siguiendo tu manera de pensar, habrá muchas personas en el mundo que no hagan nada con sus vidas.” Y yo les pregunto, ¿y qué más da, si eso es lo que eligen hacer? Es decisión de cada persona. Si alguien no pasa un examen, será esa persona quien deba plantearse qué hacer a continuación. Si no pasarlo no implica fracasar para ella, ¿por qué debe significarlo para ti? Piensa en los yoguis o en los antiguos ermitaños. ¿Fueron sus vidas grandes fracasos? ¿Según quién?

El fracaso solo existe en las mentes de quienes establecen las reglas. En lugar de preguntarte si estás fracasando, ¿por qué no cuestionas tus propias reglas primero?

Disfruta de la vida… de toda ella,
Jessica J. Lockhart