El optimismo (re)aprendido

IMG_6203

Los seres humanos son optimistas natos. No existen niños menores de cuatro años pesimistas. El optimismo es inherente a la humanidad. Entonces, ¿por qué nos despojamos de él al crecer? Porque nos enseñan que debemos hacerlo. ‘Baja a la Tierra.’ ‘Tienes la cabeza en las nubes.’ ‘Sé realista, la vida es dura.’ ‘Deja de ser un majadero. Los soñadores nunca tienen éxito.’

¿No has oído nunca (no te han dicho) ese tipo de instrucciones?

En especial durante la adolescencia, los adultos empujan invariablemente a los jóvenes a que dejen atrás el optimismo y “maduren.” Como resultado, el mensaje tantas veces repetido acaba formando parte del sistema de creencias de los jóvenes. Poco a poco, lentos pero seguros, se van despojando de su visión optimista del mundo para sentir que encajan, que son “auténticos adultos.” ¡Profunda tristeza!

Después, más adelante en la vida, cuando la desazón y la tristeza, la decepción y la insatisfacción impregnan sus vidas, se dan cuenta de qué han perdido y lo lamentan. Porque ven la realidad; ven a aquellos que no sucumbieron, que no cedieron su optimismo, que hoy son más felices, están más sanos y tienen más éxito.

Primero intentan entenderlo aplicando sus herramientas habituales: ‘seamos realistas. Tiene que haber algo que esté haciendo mal.’ ¿Realistas? ¡Y un cuerno!

Después preguntan a sus amigos que, siendo también pesimistas convertidos, tampoco pueden encontrar otra explicación.

Pero nuestros protagonistas se sienten cada vez peor, más y más tristes. No entienden qué les falta. Solo ven que hay otros más felices y satisfechos con sus vidas. Por comparación, nuestros jóvenes se sienten atascados, petrificados, la mayor parte del tiempo.

Las buenas noticias son que el optimismo se puede (re)aprender. Podemos alterar nuestras creencias, sustituirlas por otras nuevas que nos sirvan mejor. Todos podemos aprender a recuperar nuestro viejo yo optimista aplicando unas herramientas muy sencillas y simples. Existen las inmediatas y de urgencia, que nos ayudan a cambiar de estado de ánimo, y otras de efecto más duradero para una vuelta más permanente al optimismo.

Mi libro EL OPTIMISTA QUE HAY EN TI – UN MANUAL DE COACHING EN OPTIMISMO, es un texto práctico, muy fácil de utilizar, que te ayudará a volver a aprender cómo ser un auténtico optimista y disfrutar así de una vida más feliz, más larga y con más éxitos y recompensas.

Recuerda, un auténtico optimista nunca se rinde y es por eso que siempre acaba encontrando soluciones para todo.

Disfruta de la vida… de toda ella, J.

P.D.: Puedes encargar tu copia del libro a través de www.lulu.com