Es esa época del año otra vez…

Untitled-12

Una vez más, es casi Navidad y para muchos eso significa volver a sentir tristeza y vacío. Durante nuestra infancia, esta época del año va acompañada de muchas expectativas y deseos. Oímos hablar a la gente del espíritu de la Navidad y poco a poco llegamos a comprender que hay un cierto ambiente, un cierto comportamiento y una cierta amabilidad que se esperan y comparten. Y durante un tiempo así lo hacemos. Esperamos lo mejor. Esperamos magia.

Cuando nuestras expectativas se cumplen, crecemos creyendo que ésta es una época de felicidad y compartir. La celebramos una vez al año con el corazón lleno de esperanza.

A veces, sin embargo, esas expectativas no se cumplen. O lo que es aún peor, quedan destrozadas por la realidad. ¿Qué ocurre entonces? Nos replanteamos nuestra realidad y la interpretamos desde el punto de vista de lo que creemos estar viviendo. Comenzamos a preguntarnos si la estación tal vez NO es lo que todo el mundo dice. Una vez confirmamos nuestra nueva interpretación unas pocas veces, comenzamos a creer que todo es FALSO o FINGIDO y empezamos a considerar que la Navidad es una época de tristeza o peleas familiares, de decepciones o sueños rotos, de hipocresía y marketing.

¿Es así para ti? ¿Tuviste alguna vez sueños y expectativas que acabaron rotos por tu realidad? ¿Es ésta una época de tristeza o preocupación? Si lo es, ¿sigues sufriendo por viejas decepciones? ¿Sigues enfrentándote a la Navidad a través de la mirada de aquella persona que se sintió decepcionada o herida hace ya tanto tiempo? ¿Por qué no limpias tus lentes de viejas historias y miras con unos ojos nuevos? ¿Por qué no dejas marchar a las viejas historias? ¿Por qué no te das a ti mismo una nueva interpretación y con ella la oportunidad de disfrutar de incluso esta época del año?

Incluso aunque tus expectativas no se cumplieran, ¿qué ganas sintiéndote triste y dolido? ¿No preferirías sentirte mejor?

Porque lo puedes hacer. Puedes decidir deshacerte de las viejas decepciones y darle a esta época del año un nuevo comienzo limpio de pasados. Tal vez le des un comienzo libre de creencias. Tal vez le des un comienzo que te libere de tus viejas historias y te permita estar en paz y serenidad. Como siempre, tú eliges.

Disfruta de la vida… de toda ella,
Jessica J. Lockhart

P.S.: DIFUNDE OPTIMISMO. ¡Gracias!