Hasta que no sientas más

You laugh until laughter is no more. (1)

Cuando un ser humano se ríe de verdad, no puede controlar su risa. Se ríe hasta que deja de reírse, hasta que se termina la risa. Y si intenta controlar la risa antes, la risa crece.

La mayoría de los seres humanos no son conscientes, sin embargo, que eso no solo ocurre con la risa. Que la risa no es lo único que crece cuando intentamos controlar nuestros sentimientos. También ocurre con el dolor, con la tristeza, con la ira… Todos los sentimientos crecen y se rebelan cuando los seres humanos intentamos limitarlos y mantenerlos bajo control.

Deja que se expresen, defiendo yo. Date permiso para sentir cada uno de tus sentimientos hasta que se agoten y dejen de existir. Siente cada sentimiento de inmediato, sin restricciones. Una vez se agote, déjalo marchar, como dejarías marchar a la risa una vez hubieses terminado de reír.

Y una vez se haya marchado, deja de sentirlo.

¿Con cuánta frecuencia vuelves a la risa e intentas volver a reírte recordando la situación original que te provocó la risa? No muy a menudo, ¿verdad?

Entonces, ¿por qué vuelves una y otra vez a la situación que te provocó dolor, ira o tristeza? ¿Por qué revives los recuerdos para sentir el mismo sentimiento? No lo haces con los momentos divertidos, graciosos o hilarantes, ¿a que no? Pero sí con los negativos…

Siente el sentimiento cuando se produzca la situación. Permítete sentirlo del todo, sin limitaciones ni constricciones, como haces con la risa. Una vez el sentimiento se acabe, date permiso para aceptar que la situación se produjo pero ya no tiene sentimientos que la acompañen porque el sentimiento original se agotó.

Ahora, continúa con tu vida. Y disfruta de ella… de toda ella

Jessica J. Lockhart