Incluso con una sonrisa de mentira basta :-)

Even a fake smile!

¡Incluso una sonrisa de mentira!

Fingir está bien… ¡el cuerpo no nota la diferencia! Muchos estudios han demostrado que forzar una sonrisa o un pensamiento alegre provoca los mismos resultados que una sonrisa auténtica o tener un pensamiento positivo. Así que sigue sonriendo… 🙂

Las investigaciones demuestran que las personas que se ríen o sonríen aunque no se estén sintiendo especialmente felices hacen que en su hemisferio izquierdo, el feliz, fluya una corriente eléctrica.

Smile on!

¡Sigue sonriendo!

Sï, es cierto. Las sonrisas naturales liberan en nuestro cerebro una serie de neurotransmisores como la dopamina, las endorfinas y la serotonina que nos hacen sentir mejor. Y las sonrisas no solo nos relajan el cuerpo… también ralentizan nuestro pulso y reducen nuestra presión sanguínea. Provocan la liberación de neuropéptidos, unas sustancias que luchan contra el estrés. Pero las sonrisas de mentira produce un resultado similar. Si te obligas a ti mismo a sonreír en una situación triste o incómoda, tu cuerpo también se sentirá mejor. El acto de sonreír pone en marcha una serie de mensajes neurales que benefician a nuestra salud y nos hacen sentir más felices.

Laugh on, too!

¡Sigue riéndote!

Siempre recomiendo a mis clientes que sonrían lo más que puedan cada vez que se sientan deprimidos o enfadados y observen cómo mejora ligeramente su estado de ánimo. Entonces deben sonreír una vez más y centrarse en sentir cómo se relaja su cuerpo. La siguiente gran sonrisa ya les debe encontrar sintiéndose sin duda mejor. 🙂

Está claro que los resultados son aún mejores si te ríes en lugar de solo sonreír. ¡Deja que la risa te lleve!

Disfruta de la vida, J.