Mi felicidad es responsabilidad mía

Sí, mi felicidad es responsabilidad mía y solo mía. No podemos considerar responsable de nuestra felicidad a nadie. Siempre podemos elegir. Qué decidamos elegir nos llevará a ser felices. O infelices.

everyone_has_a_choice

Tú eliges

A veces la gente culpa a los demás de su infelicidad y se equivocan. Somos nosotros los que debemos buscar de forma activa aquello que nos haga felices. Alguien me dijo hace poco: “Yo no puedo ser feliz porque mi mujer no me deja serlo. ¿Cómo puedo ser feliz si ella no lo es?” Mi respuesta a eso es: “¿Cómo puedes hacerla feliz TÚ si TÚ no lo eres?” Solo podemos ayudar a los demás si nosotros somos felices.

O la típica: “Tengo la sensación de que nunca consigo hacer felices a mis padres, haga lo que haga.” Lo siento, tus padres deberían ser felices por ellos mismos y con lo que sea que hagan. Su felicidad jamás de los jamases debería depender de ti. Tú no viniste al mundo para ser su fuente de felicidad. Tú naciste para ser feliz tú mismo.

They are not your responsibility..

No son nuestra responsabilidad…

Ni siquiera la felicidad de nuestros hijos depende de nosotros, sino de ellos. Sí, tenemos la obligación (y el deseo intuitivo) de amarles y darles lo que sea que necesiten pero solo en nuestro papel de proveedores y nunca como única fuente de felicidad. Debemos enseñarles a buscar la felicidad con sus propias herramientas y a convertirse en adultos positivos y con recursos.

Toda relación debería estar equilibrada. Si te das cuenta de que una de tus relaciones no lo está, cámbiala. Sí, también eso lo puedes elegir y será un paso más en tu búsqueda de la felicidad.

Ya es hora de que todos tomemos las riendas de nuestra propia alegría y bienestar y actuemos en consecuencia. ¡Hay tanta gente ahí afuera que tiene miedo a soltarse o a decir que no! Y no se dan cuenta de que esa sería su única elección correcta si quieren ser felices. Aceptar todo lo que nos impone una “persona querida” no significa amarla. ¿Está alguna vez satisfecha? ¡No! Y nunca lo estará. Porque está basando su felicidad en ti. Lo que sería como basar el crecimiento del árbol que tienes en tu jardín en el tiempo que haga en Malasia. Tu lealtad, tu servidumbre, tu apoyo, tu cumplimiento, tu obediencia… y la felicidad de ese ser “querido” tan exigente no tienen nada que ver entre sí.  Déjales marchar o simplemente diles que no y empieza a desarrollar una relación más equilibrada en la que ambas partes busquen su propia felicidad y compartan el amor y el cariño que son los verdaderos rasgos de una unión fuerte y sólida.

Be happy

¡Sé feliz!

Tal vez me digas que cambiar ese tipo de relación es muy duro si se hace de manera unilateral y que la otra parte no quiere cambiarla. Y probablemente sea así. Pero recuerda que tú no eres responsable de su felicidad. Cambia tu parte de la ecuación y deja a la otra parte cambiar la suya. Busca de forma activa tu propia felicidad y que la otra parte busque la suya. Si realmente te quiere, deseará verte feliz. Una vez lo seas, tal vez empiece a buscar su propia felicidad.

Disfruta de la vida, J.