¡No lo sabía!

IMG_2929

La vida puede ser tan distinta dependiendo de nuestras creencias… Déjame que te cuente algo que me ocurrió. Es una historia real. No es una gran historia sino pequeñita pero me enseñó mucho.

Cuando me casé, una persona muy cercana solía venir a visitarnos a mi marido y a mí y de inmediato se quitaba los zapatos cada vez que entraba en nuestra casa. Eso me hacía sentir incómoda. La gente no se quita los zapatos en público en España. Se los quedan puestos siempre. A mi marido y a mí nos parecía una falta de respeto por parte de esa persona. Pero él insistía que era porque se sentía tan cómodo en nuestra casa.

Entonces me trasladé a Polonia. Allí la gente se quita los zapatos para entrar en las casas. La mayoría de mis amistades de otros países tenían también la misma costumbre, como los asiáticos y los noreuropeos.

Más adelante viví en Rusia. Allí hacen lo mismo, probablemente porque en invierno los zapatos y las botas están llenos de nieve pisoteada.

Esta pequeña lección me enseñó que mi creencia cultural estaba equivocada y que me limitaba, haciéndome sentir infeliz durante mucho tiempo.

Así que el día que saqué esa foto del hombre que se había quitado los zapatos en el avión, estoy segura de que muchos otros viajeros también se sintieron mal. Yo no. Tal vez la cultura de aquel hombre lo aceptara como algo completamente normal y natural.

Ahora, cada vez que alguien hace algo inesperado intento no cuestionar a esa persona sino mis creencias. ¡Y me siento tan libre!

Disfruta de la vida… de toda ella, J.