¡OS QUIERO!

IMG_0672

Acabo de volver de una reunión muy especial. Acabo de pasar un fin de semana único. Déjame que te lo cuente.

Hace diez años mi familia y yo nos fuimos a vivir a Polonia durante casi tres años. Se dieron las circunstancias de  que hicimos grandes amigos con quienes compartimos experiencias inolvidables. La conexión fue tan fuerte que parecíamos más familia que amigos. Nos ayudamos los unos a los otros y también lo hicieron nuestros hijos.

Y ahora, siete años más tarde, nos volvemos a encontrar. Ha sido como si el tiempo se hubiese detenido del todo. No hemos tenido ni un momento incómodo. Nos hemos encontrado y hemos continuado nuestras conversaciones como si no hubiese transcurrido ni un minuto. La conexión seguía ahí. Completamente.

Y ahora, al volver a casa, me he dado cuenta de que realmente quiero a esa gente un montón. Pero la cultura y mis limitaciones culturales no me han dejado decírselo en voz alta. Estamos tan acostumbrados a limitar el uso de la palabra “querer” a nuestros parientes cercanos y a nuestras relaciones románticas que nos sentimos incómodos usando el término libremente con otras personas que no formen parte de esos grupos.

Por mis creencias, siempre me ha resultado difícil expresar mi amor puro hacia mis amigos y amigas. Os tengo por todo el mundo y sois gente muy querida con quienes he compartido tiempos maravillosos y experiencias increíbles. Pero nunca os he dicho cómo me siento.

Por eso hoy reclamo el derecho a expresarme y decirlo. Siento auténtico amor por mis amigos. Siento el calor del amor que me llena cuando os abrazo e incluso cuando pienso en vosotros. Y reclamo el derecho a decirlo y expresarlo de manera abierta. El amor adopta muchas formas diferentes, no solo aquellas con quienes la gente está familiarizada, y reclamo mi derecho a expresarlo y sentirme bien por ello.

Así que… ¡Os quiero, amigos míos! Y no me refiero solo los de la foto. 🙂

Disfrutad de la vida… de toda ella, J.