Perspectivas

colorPerspective

Miro tu vida y solo la puedo ver desde mi propio punto de vista. No puedo hacer otra cosa. No puedo ser tú. No puedo ver las cosas como tú las ves. No puedo percibir el mundo como tú porque no tengo tu visión del mundo. No he vivido lo que tú has vivido. No he aprendido lo que tú has aprendido. Nunca he sido tú.

Te ocurre algo en la vida. Tú lo ves como un evento dramático. Desde mi punto de vista, tu experiencia no es dramática sino un tanto cómica. Basándome en mi experiencia, lo que estás viviendo resulta gracioso.

Y ambos tenemos razón.

Es dramático y es cómico. Es dramático para ti, basándote en tu experiencia y en las lecciones que has aprendido hasta el momento. Es cómico para mí, basándome en mi experiencia y en lo que he aprendido hasta el momento.

Me explicas tu punto de vista. Intentas convencerme que tu interpretación es la correcta. Observo tus circunstancias. Para mí, tu evento no es dramático. No importa cuánto intente verlo de otra manera. La vida me ha enseñado otra cosa.

Me pongo en tu lugar. Intento ver las cosas desde tu perspectiva. Intento comprender tu punto de vista. Incluso acepto que tú ves la realidad como la ves. Pero eso no hace que yo también la vea así.

Y ambos tenemos razón. Yo tengo razón al ver la vida desde lo que me permite mi propia experiencia y tú también. Si yo aprendo que los gatos arañan y no merecen confianza, no podré sentir amor por el tuyo. Tal vez lo acepte porque es tuyo pero no compartiré tus sentimientos hacia él. Lo intente como lo intente.

En  esta situación dramática, te embarga la desesperación. Te sientes en verdad mal. Yo lo lamento por ti. Pero no puedo sentir lo mismo. Tu situación me sigue pareciendo cómica.

¿Sabes qué significa esto? Esto significa que nunca te comprenderé del todo como quieres que te comprenda. Solo te comprenderé como pueda comprenderte. Solo te podré ver a ti y y tus circunstancias desde mi propio punto de vista. Y como tal, no podré nunca verte como tú quieres que te vea. No puedo. Solo te puedo ver como me permite verte mi propia perspectiva.

Quieres que te comprenda y que entienda tu vida a tu manera. Pero no puedo. Y eso te frustra. No hay nada que realmente pueda hacer porque no soy capaz de ver lo que no puedo ver.

A menudo nos sentimos mal porque los demás no ven o no sienten lo que queremos nosotros. La verdad es que todos vemos y sentimos solo lo que podemos. Lo que nos ha enseñado la vida.

El momento en el que comprendí que solo puedo verte como te veo y que no hay nada que ni tú ni yo podamos hacer para cambiarlo, mi vida se volvió más sencilla. Dejé de sentirme mal con tanta frecuencia y comencé a aceptar a las personas más fácilmente.

Ya no necesito que seas quien yo quiero que seas. Nunca podrás ser del todo quien yo quiero que seas porque la persona que yo veo en ti es solo quien yo puedo ver. Y no pasa nada, porque es como es.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart