¿Qué te da paz?

IMG_5631Las personas sentimos cosas diferentes dependiendo de los detonantes que las provocan. Lo que a mí me anima podría ser totalmente distinto de lo que te anima a ti. Lo que a mí me da paz podría no tener nada que ver con lo que te la da a ti. De hecho, lo que a mí me da paz a ti te podría alterar o enervar.

Un trabajo bien hecho me da paz. También me la da una noche de sueño reparador. Y ver fluir un río. O los pájaros que cantan en mi jardín.

Para algunas personas, la paz es sinónimo de felicidad. Para otras, significa tranquilidad. E incluso hay para quienes representa la meta más importante en la vida.

Lo que parece estar claro es que la paz no te puede hacer daño. Todas las personas se sienten bien cuando están en paz. Cuando estás en paz, tu cuerpo y tu mente descansan y los productos químicos del bienestar inundan tu corriente sanguínea.

Encuentra un rato para estar en paz cada día, para darte un respiro, para estar feliz, para estar tranquilo o para disfrutar de aquello que a ti te aporte estar en paz, ya que solo puede ser positivo. Pregúntate qué te da paz y busca las oportunidades que te permitan encontrarla. Algunas actividades tal vez requieran más tiempo. Planifícalas para el fin de semana o para tus días de fiesta. Pero no las ignores. Considera tu “tiempo en paz” una parte importante e integral de tu vida. Y mímate un poco recogiendo sus beneficios.

Explica a tus seres queridos qué te da paz para que también ellos puedan contribuir a tu “tiempo en paz”, quizá brindándote momentos de soledad o facilitando las condiciones que los harán posibles.

Atesora tu “tiempo de paz” porque solo te puede aportar cosas buenas.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart