Reaccionar o responder

Algo ocurre y reaccionas. No tienes tiempo para pensar ni medir qué dices o haces. Simplemente reaccionas. Y con frecuencia lo haces sin ver a la persona con quien estás interactuando. Déjame que te dé un ejemplo.

Camino por la calle y un hombre que pasa a mi lado me golpea con fuerza. Mi primera reacción es gritarle que mire por dónde va y que tenga más cuidado. ¿Cuál es el sentimiento que hay detrás de mi reacción? La ira. Eso es lo que me está guiando. Y es muy probable que ni siquiera haya mirado al hombre.

Pero ahora lo hago. Y me doy cuenta de que es ciego y camina con bastón. Me siento fatal. Me disculpo. Pero el hombre está muy molesto.

Cada vez que reaccionamos guiados por nuestros sentimientos, nuestro corazón está ciego ante la otra persona. Estamos reaccionando, no respondiendo.

Cada vez que tratemos con seres humanos las cosas nos irán mucho mejor si somos capaces de verlos como seres humanos a pesar de nuestros sentimientos y les respondemos a ellos en lugar de reaccionar.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart

P.D.: DIFUNDE OPTIMISMO. ¡Gracias!