¡Salta!

file4101244237065

La mayoría de los animales saltan cuando se sienten alegres o juguetones. La mayoría de los humanos también lo hacen o lo hacían de jóvenes. Es muy probable que tu cerebro lo recuerde y todavía establezca la conexión entre saltar y sentirte con energía y ganas de jugar. Recuerda que el cerebro segrega las sustancias que nos hacen sentir bien, mal, contentos, estresados… Así que la próxima vez que te invadan la depresión, la tristeza, la apatía o la falta de motivación, levántate y salta. (Durante por lo menos un minuto completo 🙂 ) Aunque te canses un poco, tu cerebro te hará sentir más ganas de vivir y hacer cosas.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart