¿Sientes culpa?

2

¿Cuándo ocurrió? ¿Cuándo tuvo lugar ese episodio tan terrible por el que te culpas? ¿Cuánto tiempo llevas sintiéndote culpable?

Miras atrás y ves otras cosas que podías haber hecho. Miras atrás e imaginas otras posibilidades con nitidez. Pero, ¿realmente existían entonces? ¿De verdad contabas con el conocimiento, la sabiduría, las herramientas y los medios  para haber hecho algo distinto de lo que hiciste? ¿Tuviste de verdad otra posibilidad? No te pregunto si la tienes hoy, con tu conocimiento y tus perspectivas actuales, sino entonces, sabiendo solo lo que sabías entonces. ¿No es cierto, entonces, que lo hiciste lo mejor que pudiste? ¿Que realmente actuaste de la mejor manera que supiste?

¡Es tan fácil mirar atrás y pensar que lo podíamos haber hecho mejor! Sí, claro que lo podíamos haber hecho, de haber tenido el conocimiento que tenemos hoy. Pero no lo teníamos. Solo sabíamos lo que sabíamos. No lo que sabemos hoy.

Cada vez que miras atrás te culpas. En realidad no te culpas por haber errado, por haberte equivocado, por no haberlo hecho como debías. La verdad es que te culpas por no haber tenido el conocimiento que tienes hoy. Te culpas por no haber llegado a las conclusiones a las que has llegado ahora, a pesar de haber carecido de la experiencia o de la comprensión necesarias para llegar hasta allí.

Llevas mucho tiempo sufriendo y culpándote, dejando a menudo que la culpa arruine un día de otro modo maravilloso.

¿Te culpas por haber mojado la cama cuando tenías cuatro meses de edad? ¡No! No podías evitarlo, ¿verdad? Entonces, ¿por qué te culpas aún por desconocer aquello que solo hoy conoces?

Deja de mirar atrás y usar el conocimiento que tienes hoy para castigar a la persona ingenua que fuiste en el pasado. Lo hiciste lo mejor que pudiste y supiste. Deja de malgastar toda esa energía en una culpa inútil. La culpa solo consume tu energía y a cambio solo produce dolor. Hoy sabes mucho más de lo que sabías entonces. Genial. Aprovéchalo para evitar cometer errores similares en el futuro y sigue haciéndolo lo que mejor que puedas y sepas.

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart, humanología

www.jessicajlockhart.com