Soy parte de la humanidad

2

¡Nací aquí por casualidad! Dio la casualidad, también, que mi marido nació en otro lugar. Y mis hijos, casualmente, nacieron en países diferentes… Si mi hija se hubiese quedado en el país en el que nació, su vida habría sido muy, muy diferente.

En ese caso, ¿cómo puedo defender ser ciudadana de un único país? Nací en uno, crecí en otro y viví en 5 más. He sido ciudadana de 7 países porque es allí dónde viví y dónde crecieron mis hijos. Y aprendí a comprender, respetar y querer a todos ellos y a sus gentes.

¿Cómo podría alardear? ¡Nací aquí por casualidad! Nadie elige dónde va a nacer. Nacemos y ya está. ¿O elegiste tú antes de venir? Cuando la gente defiende la supremacía de su país natal sobre los demás países, no puedo evitar pensar: “¡pero si tú no elegiste nacer allí! ¡Fue cuestión de suerte!” Y eso me hace entonces preguntarme quién somos para dudar y juzgar a los demás que, por casualidad, nacieron en otros lugares. ¿Tuvieron acaso la oportunidad de elegir?

Y una vez naces en un determinado lugar, no puedes evitar aprender lo que te enseñan quienes ya viven allí. A no ser que te veas expuesto a otras culturas y a otros países, el tuyo será el único que conozcas. Una vez más, tú no eliges a qué te vas a ver expuesto, ¿no es así?

Tras haber vivido en tantos países y conocido tantas culturas, hay una cosa que he aprendido: somos mucho más parecidos y mucho menos diferentes. No he conocido ni una sola persona en NINGUNO de esos países que no quisiera disfrutar de una buena vida y de una aún mejor para sus hijos. Eso es algo común a toda la humanidad. Todos queremos vivir vidas buenas y disfrutar de nuestro tiempo aquí. 

Es por eso que defiendo ser parte de la humanidad y no miembro de un determinado país dónde… nací por casualidad. Y tú, ¿eres parte de la humanidad?

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología

www.jessicajlockhart.com