5 pasos para crecer como ser humano

IMG_3525

  1. Cuestiona y analiza lo que crees saber.
  2. Elimina y deja que se vaya aquello que no te hace feliz o ya no te sirve.
  3. Abre tu mente y tu corazón a nuevas posibilidades.
  4. Cuestiona y analiza lo que descubras.
  5. Llegado a este paso, repite los pasos 2, 3 y 4.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com


Tu esencia más pura

file0001926075737

 

Cuando estás en ese estado en el que el mundo que te rodea desaparece porque se convierte en ti y tú en él; cuando estás tan profundamente inmerso en una actividad que te apasiona y no piensas ni sientes, tan solo eres… en ese momento que no tiene tiempo ni espacio, en el que tu mente y tu ser sois uno, tú eres tu esencia más pura.

¿Recuerdas esa sensación? ¿La reconoces? A mí me ocurre, por ejemplo, cuando estoy leyendo y me meto en el libro. El mundo físico a mi alrededor desaparece. A veces ni oigo ni veo lo que me rodea. En ese instante soy más yo que nunca.

¿Y qué soy entonces? Soy mi yo más auténtico y libre de pensamientos, sueños, ideas, sentimientos… libre de todo. Solo soy yo.

Cuando tú estás en ese estado, tú eres tu tú más auténtico y puro. Estás solo contigo mismo y el mundo y tú os convertís en un continuo.

En ese estado de esencia pura, ¿cómo te defines? ¿Qué eres? ¿Cómo te identificas? ¿Eres capaz de definir si eres paz, amor, luz, serenidad, calor, energía, silencio…? ¿Qué eres?

Descubre tu esencia más pura y siente tu fuerza. Sintiendo tu esencia conectarás con tu fuerza interna y podrás recurrir a ella cuando la necesites.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com


10 pasitos hacia la felicidad

happy-stick-girl

¿Qué es la felicidad? Ser feliz no significa estar todo el día alegre o riéndote. Ser feliz significa tener más momentos y recuerdos buenos que malos, tener una sensación general de satisfacción y realización. ¿Y cómo podemos tener más momentos felices?

  1. Date permiso. Concédete a ti mismo permiso para ser feliz. Muchos de nosotros tenemos la impresión de que no nos está permitido ser felices, que no lo merecemos. Bueno, pues entonces estamos todos EQUIVOCADOS. TODOS merecemos ser felices, digan lo que digan los demás y creamos lo que creamos nosotros. Y si miras en lo más profundo de tu interior, lo sentirás así y sabrás que tengo razón. TÚ también mereces ser feliz. Así que date permiso para serlo. Empieza a disfrutar de esa libertad. TÚ    PUEDES    SER    FELIZ.
  2. Sonríe… aunque no te apetezca. Sí, sonríe cuanto puedas. Si estás con otras personas, sentirán tu calor y te responderán de la misma manera. Y si estás solo, sonríe durante al menos 3 minutos y tu cerebro creerá que estás sonriendo de manera auténtica y comenzará a segregar hormonas y otros productos químicos que te harán sentir bien 🙂
  3. Disfruta del ahora. Sentirte mal por algo que ocurrió en el pasado no lo cambiará un ápice y preocuparte por el futuro no te preparará realmente más para lo que al final acabe ocurriendo. La desesperanza vive en el pasado, el miedo en el futuro. Elige el ahora y haz un esfuerzo por vivirlo. Solo entonces serás realmente libre.
  4. Gústate. Prepara una lista de todo aquello que te guste de ti, sin importar lo grande o pequeño que sea y recuérdate a ti mismo varias veces al día que posees esas virtudes y bellezas y cuáles son.
  5. Quiérete. Cada noche al acostarte dedica unos minutos a sentir amor por ti mismo. Date las gracias por lo que hayas hecho de bueno ese día y deja que el calor del amor te llene. Y si eso te resulta demasiado difícil, cierra los ojos y busca al niño que una vez fuiste y que aún vive en tu interior y báñalo en tu amor.
  6. Dale la vuelta. Alguien te dice o te hace algo que no te gusta. Te puedes enfadar, ofender o sentirte herido. O le puedes dar la vuelta y, siendo original, elegir interpretarlo como una llamada de alerta o como una situación jocosa. Te han llamado algo… elige verlo como algo gracioso en lugar de ofensivo. Te empujan, te ignoran o incluso hablan sobre ti… elige considerarlo tan solo un recordatorio de que todos somos humanos y, como tales, cometemos errores. Ama la humanidad de aquellos que te molestan.
  7. Desafíate. Temprano por la mañana desafíate a ti mismo a hacer algo inesperado o diferente a lo largo del día. Elige la acción por la mañana para que dispongas de todo el día y puedas así encontrar el momento perfecto para llevarla a cabo. No hace falta que busques planes muy difíciles o aventurados sino algo que no harías habitualmente como ir a cierta tienda o probar un nuevo tipo de comida.
  8. Comparte amor. Di algo cariñoso a una persona (o más) hoy. Lo puedes decir en voz alta o por escrito. Incluso lo puedes dibujar o cantar.
  9. Prueba nuevas palabras. ¿Eres una de esas personas que suele usar términos como… “no puedo”, “no sé”, “nunca”…? ¿Por qué no pruebas otras más fáciles como… “no me apetece”, “me gustaría aprender” o “no tengo la costumbre de”…? O elige una palabra positiva o feliz para usarla durante todo el día de hoy e intenta aplicarla todas las veces que puedas. Sé valiente e imaginativo con tus palabras.
  10. Cuenta tus bendiciones. Toma un trozo de papel y algo que te guste beber y siéntate cómodamente quizá con algo de música agradable de fondo. Y empieza a escribir. Escribe una lista de todas las bendiciones que tienes en tu vida. Comienza por las más pequeñas: estoy vivo… hasta las más grandes que puedas sentir. No te dejes nada fuera. Una vez termines, deja la lista sobre la mesa. Léela cada mañana durante una semana mientras desayunas.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com