A first step/Un primer paso

IMG_4921

Enjoy life/Disfruta de la vida,

Jessica J. Lockhart


Los errores

IMG_4866

“Sin errores, ¿cómo aprenderías?”

Muchas son las culturas que nos enseñan a evitar cometer errores. Los errores, nos dicen, demuestran que no sabemos lo suficiente. Cuando las personas de esas culturas cometen alguno, se sienten avergonzadas por su falta de conocimiento o destrezas. Y así, somos muchos los que sufrimos cuando nos damos cuenta de que nos hemos equivocado en algo.

¿Y si te dijera que cometer errores no solo es necesario, sino que deberíamos recibirlo con alegría?

¿Por qué nos castigamos cuando no sabemos algo? Todos nacemos sin NINGÚN conocimiento. Para aprender algo, primero tenemos que estar expuestos a ello. El aprendizaje se acumula a través de vivir y experimentar. No saber algo solo demuestra falta de experiencia. ¿Nos estamos entonces castigando por no haber forzado a la vida a provocar las circunstancias que nos enseñarían la lección correcta? ¿Cómo podemos decirle a la vida qué nos debe enseñar?

Algunas personas necesitan experimentar una cosa una vez para aprender la lección. Otras necesitan experimentar la misma lección dos, tres o más veces. ¿Significa eso que la primera persona es más lista que las otras? No necesariamente. A veces el aprendizaje se basa en nuestro conocimiento anterior. Por ejemplo, ¿cómo podría un niño aprender a correr sin aprender antes a caminar? ¿Cómo podríamos aprender a multiplicar sin aprender antes a sumar?

A veces nos criticamos a nosotros mismos por ser tan lentos en aprender. Nuestra cinta de medir se suele basar en compararnos con los demás. Esta persona o aquella tienen más o menos mi misma edad y ya saben esto. Por lo tanto, yo también debería saberlo. Lo que no vemos es que esas personas quizás ya se hayan visto expuestas en su vida a ese conocimiento específico con anterioridad.

Por consiguiente, los errores serían tan solo la manera que tiene la vida de enseñarnos a través de la experiencia. Al demostrarnos que nos hemos equivocado, nos estaría avisando que todavía tenemos más que aprender; que necesitamos más experiencia. Lo que de por sí ya debería hacernos sentir más vivos que otra cosa; más optimistas. Todavía queda espacio para mejorar y la vida no ha tirado la toalla con nosotros  🙂

Si entendemos así los errores, pasaremos a considerarlos nuevas oportunidades para aprender. Al reconocer que todavía nos queda algo por dominar, nos abrimos a vivir las experiencias que realmente necesitamos para aprender.

Así que la próxima vez que cometas un error, pregúntate… ¿qué es lo que aún no he aprendido? ¿Qué me está diciendo la vida? ¿Qué experiencias necesito todavía tener? No te castigues por lo que aún no dominas. Abre tu mente a las experiencias que te han de llevar hasta allí.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


Volver a la infancia

25014_1443561651808_2164286_n

Recuerdo ser totalmente feliz cuando era pequeña. No necesitaba nada más que lo que tenía. Recuerdo estar jugando por las calles de nuestra aldea con mis primos y mis amigos y no pensar jamás que me faltaba algo. Aquellos eran momentos de intensa felicidad.

Lo que no significa que no llorara o no me sintiera triste nunca. ¡Lo hacía! Pero el balance general de mi vida era de felicidad.

No me cuestionaba mi propia felicidad. Me despertaba cada mañana esperando lo mejor. No necesitaba ni cosas ni personas que me hicieran feliz. Era feliz por mí misma.

No cuestionaba el pasado. No cuestionaba el futuro. Disfrutaba de cada momento. Vivía cada momento. Los momentos de tristeza eran intensos momentos tristes que después se desvanecían en el aire. Los momentos de alegría eran intensos momentos de alegría que también después se desvanecían en el aire.

Me enfrentaba a cada momento según llegaba. Lo vivía y después pasaba al siguiente.

Pero al crecer me enseñaron que mi forma de vivir estaba equivocada. Tenía que “aprender del pasado” y “prepararme para el futuro.” No hacerlo implicaba que no tenía la suficiente madurez o preparación para entrar en el selecto mundo de los adultos.

Y aquí estoy hoy, unos cuantos años más tarde, intentando desaprender todas aquellas enseñanzas para volver a ser feliz mientras vivo cada momento como llegue.

Ahora me doy cuenta de que era más sabia de niña. No necesitaba volver a visitar el pasado una y otra vez para aprender de él. Ya había aprendido lo que tenía que enseñarme cuando lo estaba viviendo. Y no necesitaba prepararme para el futuro porque no tenía ni idea de cómo iba a ser. Ni en un millón de años habría podido imaginar la vida que estoy realmente viviendo.

Así que estoy volviendo a mi viejo yo. Me estoy convirtiendo una vez más en niña. Estoy viviendo y disfrutando de cada momento. ¡Y me encanta! Pruébalo.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart

P.S.: DIFUNDE OPTIMISMO. ¡Gracias!