Manejar creencias limitantes

Las creencia que nos limitan matan más que sueños. También acaban con la esperanza, la fe, la autoestima. Las creencias limitantes nos convencen que lo posible es imposible, que no hay nada que podamos hacer, que nada cambiará jamás. Son jaulas invisibles y poderosas que construimos alrededor de nuestras mentes. A no ser que descubramos y cuestionemos esas creencias, nuestras vidas se llenarán de limitaciones, dudas, dolor e incomprensión. Pero se pueden cambiar. Una vez creímos esas creencias… hoy podemos creer otras distintas.

Las creencias limitantes nacen muy pequeñitas.

Al principio no son más que una interpretación de una cierta realidad. Nos ocurre algo o algo ocurre en nuestro entorno. Observamos lo que pasa desde el punto de vista de nuestras experiencias y conocimiento anteriores y lo interpretamos de manera tentativa para que encaje con lo que ya sabíamos. Le damos una interpretación coherente y que nos cuadre. Entonces ocurre algo más. Y ese “algo más” confirma la interpretación del primer episodio. Así, despacio pero sin pausa, a la par que nuestra interpretación original se confirma una y otra vez, esa forma de ver las cosas empieza a cristalizarse en nuestra mente en forma de nueva creencia. Cuanto más la confirmemos, más sólida será.

La creencia se vuelve inconsciente.

Pronto, la creencia está tan interiorizada y resulta tan común, que dejamos de ser conscientes de ella. Pasa a formar parte de nuestro sistema de creencias inconscientes.

El cerebro humano resulta similar a un ordenador en su manera de funcionar, por lo que a partir de ese momento comienza a desempeñar su trabajo más habitual que consiste en confirmar esa creencia, así como todas las demás de nuestro sistema. La naturaleza, con su proverbial inteligencia, concedió a nuestro cerebro el trabajo de evitar que sintiéramos inseguridad o duda. Cuanto más sólidas sean nuestras creencias, más sólidos nos alzaremos ante el mundo .

El cerebro seleccionará maneras de confirmarla

Por consiguiente, el cerebro seleccionará y percibirá de manera inconsciente la información que necesite para confirmar aquello que ya sepamos. Toda la demás información, la que cuestione o dude de nuestras creencias, será ignorada u obviada.

Todas nuestras creencias se funden entre sí para dar lugar a las lentes a través de las cuales vemos e interpretamos el mundo que nos rodea. Así, no existen dos personas que compartan exactamente las mismas lentes.

Las creencias nos limitan

El tiempo transcurre y las creencias que se cristalizaron en el pasado en nosotros aún siguen en nuestro interior. Hemos estado viviendo según ellas. Algunas las establecimos ya en la infancia y permanecen todavía con nosotros, aunque ya no seamos niños. Otras las hemos adquirido más tarde. Es lógico, por lo tanto, que algunas nos ralenticen o reduzcan nuestra capacidad para percibir las cosas. Y ya solamente por eso, algunas de nuestras creencias nos limitarán. Otras nos limitarán porque no nos permitirán avanzar o porque nos impedirán ver nuevos caminos o desarrollos. También las habrá que nos limiten por inmovilizarnos aún cuando la vía esté clara.

Qué hacer

Para manejar las creencias limitantes debemos dar cuatro pasos. Por favor, permíteme que los comparta contigo pero recuerda que SOLO deberás cambiar UNA creencia cada vez. Si intentas cambiar varias simultáneamente correrás el riesgo de entrar en crisis. Cambia una creencia y, cuando lo hayas conseguido, cambia la siguiente.

  1. Identifica tus creencias ¿Cómo puedes cambiar algo que ni siquiera sabes que tienes? Pregúntate qué creencias tienes. Para hacerlo, observa tus pensamientos y escucha tus palabras. Cualquier frase que empiece con las palabras: “Creo que…,” “Me parece que…,” “Opino que…,” “Soy…,” “No puedo…,” “Debería…” y sus contrarias reflejarán tus creencias. Elige una.
  2. Cuestiona la creencia. Pregúntate si esa creencia en particular te limita o te inspira. Si decides que es negativa, pregúntate entonces si la quieres cambiar o si la quieres guardar. Si la respuesta es “cambiar,” continúa al tercer paso.
  3. Encuentra una sustituta. Este paso es complicado. Una vez identificas una creencia que te limita y decides que no la quieres guardar, deberás encontrar otra que la sustituya. Las creencias que sustituyen a otras se denominan declaraciones y son frases positivas en tiempo presente que tenemos la capacidad de convertir en realidad. Han de ser lo suficientemente diferentes de la creencia original, aunque no sus opuestas, puesto que entonces no las podríamos aceptar. Déjame que te dé un ejemplo: imaginemos que la creencia que quieres cambiar es:  ‘tengo mala suerte.‘ Decirte lo contrario, ‘tengo buena suerte‘ no funcionará porque no te lo creerás. Eso es una afirmación, no una declaración. No está en tu poder cambiarla porque tu creencia original la anula de base. Necesitas algo en lo que de verdad puedas creer para poder aplicarlo. Te bastaría con un pequeño cambio en la redacción de la frase para tener una nueva. ‘Yo soy responsable de mi propia suerte‘ podría funcionar porque te da el poder de elegir. Otra posibilidad sería algo como: ‘tengo suerte cuando…’ y le añades los ejemplos en los que vas a creer tu buena fortuna. Al cambiar la declaración original por una de estas, dejarás de limitarte. Pero espera, la vieja creencia sigue estando en ti. Esta nueva declaración no deja de ser solo eso, una declaración. Da el cuarto y último paso.
  4. Confirma y refuerza la nueva creencia. La nueva creencia debe sustituir lentamente a la vieja. Como ya hemos comentado, nuestro cerebro confirma constantemente nuestras creencias. Por lo tanto, necesitamos dejar de confirmar nuestras creencias viejas y comenzar a confirmar las nuevas. Para hacerlo implantaremos las nuevas en dos fases:
    1. Repite, repite, repite. Repite la nueva declaración un millón de veces. Repítela en tu cabeza, mentalmente, cantando, escríbela en un papel, dila en voz alta… escríbela con letras muy grandes y cuélgala en algún lugar donde la veas todo el rato como recordatorio. Haz que tu cerebro esté expuesto todo el rato a la nueva declaración, hasta que se convierta en inevitable e inolvidable. Y cuando te venga a la mente la vieja declaración, acéptala y di mentalmente, “sí, pero…” y repite la nueva declaración.
    2. Celébralo. Cada vez que tu nueva declaración se sienta auténtica, celébralo. Celebra el sentimiento, celebra la certeza, celebra haberla pensado. Aunque solo la sientas o la pienses durante un segundo. Celébralo. La emoción que sientas al celebrarlo fortalecerá la nueva declaración en tu cerebro.

Comienza a vivir tu nueva creencia

Eso es todo. Poco a poco, la vieja creencia ser irá borrando y la nueva ocupará su lugar. Algunas de las creencias más arraigadas necesitarán más tiempo pero persevera y aplica los cuatro pasos como los he descrito y las cosas comenzarán a cambiar en tu vida. Date la oportunidad de vivir una vida nueva y cambia las creencias que te limitan una a una.

Y recuerda disfrutar de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora de cuatro libros y renombrada autora internacional. Síguela aquí:


Creencias adquiridas o aprendidas

No podía tener más de 8 o 9 años, tal vez fuera aún más joven. Fue durante una de aquellas reuniones familiares. Estábamos todos sentados alrededor de la mesa en casa de mi tía. No recuerdo cuál era la ocasión pero sí que había bastantes de mis primos sentados junto a mí.

La pregunta planteada por mi tía a todos nosotros, los niños, fue,  ‘¿cómo vas a reaccionar el día que fallezca tu madre?‘ Recuerdo haber pensado en lo que me preguntaban, planteándome de verdad cómo reaccionaría. Se me pasaron muchos pensamientos por la cabeza mientras mi tía se dirigía primero a los demás primos.

‘Oh, lloraré y lloraré.’ respondió la primera.

Sí, yo también. ¡Estaré tan triste!’

Me sentiré fatal y muy triste,‘ fue la tercera respuesta.

Y entonces me llegó mi turno. ‘Yo no sé qué haré,’ comencé a explicar. ‘Creo que voy a esperar a ver qué hace mi madre cuando se muera la suya y eso será lo que yo haga también.’

Mi respuesta chocó a todo el mundo. ‘¿Cómo puedes decir eso?‘ ‘¡Eso significa que realmente no quieres a tu madre!’ ‘¡Qué respuesta más fría! ¿Cómo puede una hija decir algo así?’

Recuerdo haberme sentido fatal. Era como si hubiese cometido un terrible pecado cuando, en realidad, solo había dicho la verdad, mi verdad. No era capaz de imaginarme en esa situación ni cómo iba a poder sentirme. Así que pensé hacer lo que siempre hacía cuando no sabía algo: aprender de mi madre.

A todo el mundo le molestó mucho mi respuesta. La tía que nos había interrogado estaba furiosa.

Entonces mi padre, que no se solía meter en ese tipo de conversación, dijo con mucha calma: ‘Lo siento, pero no entiendo todo este lío. Jessica se ha limitado a decir algo muy lógico. Cuando hay algo que no sabe, aprende imitando a su madre. Su respuesta solo demuestra que la tiene como modelo.’

Ni siquiera las palabras de mi padre pudieron convencer a los demás. Para ellos, yo era una niña insensible que no quería de verdad a su madre.

Obviamente, hoy entiendo mejor mi respuesta de entonces. Lo que realmente significaba era que yo todavía no había tenido oportunidad de aprender y desarrollar creencias sobre ese tema. Por el motivo que fuese, yo no había adquirido ninguna creencia que me pudiera servir de guía y esperaba poder aprenderlas a través de la experiencia. Como seres humanos, todos vemos el mundo y lo interpretamos según las experiencias y lecciones que hemos tenido hasta ese momento. Nuestras interpretaciones se pueden ver confirmadas (o no) con otras nuevas experiencias y lecciones. Si se confirman las suficientes veces, con el tiempo se convierten en creencias. Si no se confirman, no se cristalizan en creencias. No dispondrán de suficientes apoyos. Una vez se establece una creencia, su mecanismo se vuelve poco a poco subconsciente hasta que se integra completamente en nuestro sistema.

Más adelante, al crecer, aprendemos a elegir algunas de nuestras creencias. La elección es un poco más consciente y se nutre de muchas otras fuentes, haciendo así que el proceso resulte más controlado. Razonamos más y comenzamos a cuestionar nuestras propias interpretaciones. En la infancia la mayoría de nosotros carecemos de la capacidad de cuestionar nuestras interpretaciones y nuestras fuentes. Aceptamos las lecciones porque provienen de alguien en quien confiamos mucho.

Este patrón tiene una excepción. Tanto en la infancia como en la edad adulta se pueden creer creencias cuando se siente una emoción lo suficientemente fuerte sin necesidad de confirmar la interpretación original. Si hay algo que nos afecta mucho, esa sensación puede provocar de inmediato nuevas creencias en nosotros o hacernos cambiar alguna que ya tuviéramos. En el ejemplo que menciono más arriba, de haber experimentado una pérdida importante con anterioridad, tal vez ya hubiese contado con alguna creencia relacionada con la muerte. Pero como no había ocurrido ni disponía tampoco de interpretaciones repetidas al respecto, carecía de creencias previas sobre las que apoyarme.

Este es el proceso que todos seguimos para crear y confirmar creencias. En la infancia, nuestras primeras creencias se establecen por repetición, confirmando varias veces las interpretaciones que recibimos de nuestra fuente más sólida: los adultos. Si por lo que sea la fuente no es del todo fiable, como en los casos de abusos, adopción, negligencia y otras causas, el niño puede no llegar a desarrollar creencias sólidas y se sentirá inseguro o traumatizado. Cuando las creencias se establecen en la infancia y se anclan con firmeza en el subconsciente, cada vez se vuelven menos obvias y más firmes, y por ello más difíciles de identificar y cambiar. Por consiguiente, algunas de esas creencias adquiridas dan forma a nuestras vidas sin que seamos conscientes del gran impacto que provocan.

En ese sentido, las creencias se parecen un poco a los idiomas. Nuestro idioma nativo es adquirido. Lo aprendemos en la infancia, invirtiendo muchas, muchísimas horas en su adquisición. No lo estudiamos. No lo aprendemos como tal. No hacemos el esfuerzo consciente de comprenderlo y hacerlo nuestro. Simplemente crece en nuestro inconsciente. Los demás idiomas, el segundo o el tercero, los solemos aprender. Los estudiamos. Realizamos el esfuerzo consciente por comprender sus reglas y cómo funcionan. Invertimos tiempo y trabajamos duro para dominarlos. Con el tiempo, esos otros idiomas también los podemos asimilar y usarlos con comodidad como herramientas de comunicación. Además, las creencias se parecen a los idiomas en otro aspecto. A no ser que se usen de manera constante, los idiomas se olvidan a la misma velocidad que se aprendieron. Si adquieres tu idioma al crecer, te costará muchas, muchísimas horas de inmersión total dominarlo y el mismo tiempo olvidarlo. Si lo estudias más tarde, invertirás mucho en clases y cursos pero nunca tantas horas como los nativos y lo olvidarás al mismo ritmo que lo aprendiste. Sí, las creencias también son un poco así. Adquirimos las primeras en la infancia y aprendemos otras al crecer y las que confirmamos durante más tiempo son las más difíciles de cambiar. Por consiguiente, las creencias adquiridas tienden a estar más integradas y ser inconscientes mientras que las demás las aprendemos más adelante en la vida. Tanto las creencias como los idiomas son tareas para toda la vida.

Podríamos deducir, por lo tanto, que cambiar las creencias adquiridas resulta mucho más duro que las aprendidas. De hecho, así suele ser. Aunque podría haber algunas excepciones cuando hay emociones de por medio, cambiar las creencias que hemos adquirido suele necesitar mucho más trabajo. Un bueno proceso, bien sistematizado, puede agilizar y facilitar el proceso.

La próxima vez que cuestiones alguna de tus creencias, no te rindas y recuerda que algunas de ellas podrían ser más difíciles de cambiar porque te costó más tiempo aprenderlas.

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora de 4 libros y renombrada conferenciante internacional. Síguela aquí:


El perdón absoluto a través de la humanología

El perdón absoluto implica mucho más que un mero perdón. Cuando las personas dicen que son capaces de perdonar pero no de olvidar, con frecuencia son presas de constantes retornos a la causa de su malestar.  El perdón absoluto significa dejar marchar al dolor, a la rabia, a la tristeza… a todos los sentimientos que te invaden cada vez que recuerdas las circunstancias que no te permiten perdonar y olvidar.

De vez en cuando, algo que creíamos haber perdonando vuelve para perseguirnos. El recuerdo retorna y produce en nosotros una serie de sentimientos reminiscentes de los que experimentamos cuando se produjo el evento original. Se reproduce el dolor y la ansiedad nos envuelve. Cuantas más veces recordemos el evento, más fuertes y sólidos serán los sentimientos. Esto ocurre cuando el perdón no es absoluto.

Perdonar no implica únicamente excusar a los demás, lo que ya de por sí resulta difícil, sino lo más difícil todavía: perdonarnos a nosotros mismos. En ocasiones algunos acontecimientos provocados por otras personas a quienes perdonamos hace tiempo vuelven para perseguirnos. El motivo de que esto ocurre puede ser porque hayamos perdonado a los causantes pero no nos hayamos perdonado a nosotros mismos por nuestro papel o por nuestra inacción en aquel evento. El perdón, por lo tanto, debería llegar a todos, nosotros incluidos.

En términos de humanología, existen tres tipos de perdón, dependiendo de cómo abordemos el proceso:

  • Perdón mental, el primer y más común tipo de perdón, que implica excusar una acción porque su causa parece lógica. La “víctima” acepta los motivos que provocaron la acción y decide intelectualmente perdonar al causante. Se trata del perdón más sencillo y se suele expresar en palabras. Es válido para sentimientos no muy profundos.
  • Perdón sentimental, este segundo tipo de perdón  implica comprender los motivos que llevaron al agresor a hacer lo que hizo, pero también implica elegir concederle nuestro perdón porque así sentimos que debemos hacerlo. Decidimos perdonar de corazón. El acto como tal podría incluir algún tipo de acción física, como un abrazo, un beso, una carta o cualquier otro tipo de gesto. Este tipo de perdón es necesario cuando los sentimientos son más fuertes.
  • Perdón absoluto, tercer tipo de perdón y el más complejo. Requiere haber completado los otros dos pero también una nueva comprensión de las circunstancias o el evento que nos permita aceptar lo que ocurrió al entender que fue algo bueno para nosotros. Podría ser bueno por la lección que nos enseñó o por muchas otras causas. El perdón absoluto no es una mera cuestión de decisión o elección, sino que se alcanza a través de un proceso que debe aprenderse y ponerse en práctica de manera correcta.

El objetivo de cualquier tipo de perdón debería ser convertir los recuerdos dolorosos en mera reminiscencia libre de sentimientos. Los recuerdos que te persiguen solo desaparecerán cuando el perdón sea absoluto. Mientras tanto, los sentimientos seguirán ahí.

¿Tienes recuerdos que te persiguen, algún tipo de evento que te asalta de vez en cuando, con o sin motivo aparente? ¿Estás dispuesto a dejarlos marchar? ¿Te gustaría eliminarlos y disfrutar de una vida libre de cargas? Si ha llegado el momento y estás preparado para perdonar completamente y soltar tu carga, contrata una sesión de Perdón Absoluto conmigo. Déjame que te enseñe a manejar esos sentimientos de una vez por todas.

RESERVA SESIÓN

Comienza por fin a disfrutar de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora de 4 libros y reconocida conferenciante internacional. Síguela aquí: