¿Observas o vives?

Are you witnessing your life or living it- (1)

Hay muchas personas que se sientan a ver pasar sus vidas. No participan de forma activa en ellas. Observan con pasividad qué les arroja la vida y se consideran víctimas de su destino.

“¿Qué puedo hacer?” preguntan. “La vida es tan injusta.” “Siempre soy yo.” “¿Por qué todo me ocurre a mí?”

Lo cierto es que hay muchas personas que no hacen nada para mejorar o cambiar su destino. Se limitan a sentarse, esperar y quejarse. Ven cómo se acercan los problemas pero prefieren no hacer nada por temor a equivocarse.

¿De qué manera activa planificas y pones en marcha tu vida? pregunto yo a esas personas. ¿Qué haces para luchar realmente por lo que quieres y para perseguir los sueños de tu espíritu?

Elige qué quieres y empieza a perseguirlo. No importa que no aciertes a la primera o a la segunda. Con toda probabilidad, avanzarás más así que quedándote quieto sin dar ningún paso.

Observa cómo pasa tu vida y mantente a salvo de sentimientos, emociones y demás. Vive tu vida y atesora recuerdos, experiencias y crecimiento. Tú eliges. Siempre es decisión tuya.

Pero si eliges vivir, aprender y crecer y aún no sabes cómo comenzar, déjame que te dé una pista… da un paso. Eso es lo único que hace falta. Ese primer paso. Imagina que das el paso correcto, aprenderás y disfrutarás. Imagina que das el paso equivocado, aprenderás y crecerás. No tienes nada que perder. Solo puedes ganar.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


¿Cuántas cosas bonitas?

image

Si eres sincero, ¿cuántas cosas bonitas ves en ti? ¿Cuáles? ¿Qué otras de verdad, de verdad, de verdad te gustaría tener? ¿Cuántas de las que ves bonitas crees que también ven los demás?

Toma una hoja de papel y anota tus cosas bonitas. Sí, hazlo ahora. No te cortes. Sé amable contigo y haz un pequeño esfuerzo para escribir todas las que puedas. No importa cuan grandes o pequeñas. Piensa en cosas físicas, piensa en cosas emocionales, en tu personalidad, en tu espiritualidad, en tus destrezas y tus fortalezas. En ti. En tus cosas positivas y bellas.

Una vez tengas la lista, celebra cada una de las cosas bonitas. Celébralas todas. Quiérete un poquito más por cada cosa que hayas escrito. Date una palmadita en la espalda o un besito en la mejilla.

Nadie en este planeta comparte exactamente tus mismas características. Esa es tu parte de tu belleza.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


Aprendiendo a vivir

Learn to live¿Te enseñó alguien alguna vez a vivir? ¿Te enseñaron a tomar decisiones y a controlar tu miedo? ¿Te dijo alguien alguna vez cómo detener el dolor o cómo sentirte más feliz? ¿O cómo quererte de verdad?

Después de bastante tiempo trabajando como humanóloga llegué a la conclusión de que con mucha frecuencia me encuentro ayudando a las personas a aprender esas destrezas básicas; a personas de todas las edades y culturas.

A la mayoría de nosotros nos enseñaron en la infancia que deberíamos querernos a nosotros mismos, que deberíamos ser felices, que deberíamos controlar el miedo…  Pero a nuestros adultos se les olvidó decirnos cómo hacer todo eso. Además nos dijeron que nos preocupásemos por el futuro, que sintiéramos remordimientos por el pasado, que dejáramos de soñar y que no confiáramos demasiado. Muchos de nosotros estamos hoy intentando desaprender todas esas lecciones y buscando la manera de comprender cómo vivir realmente la vida.

No te avergüences por tener que aprender a vivir o a ser feliz. ¡Nadie te enseñó a hacerlo!

Aprender a vivir la vida es como aprender cualquier otra cosa. Se puede aprender probando y cometiendo errores (que es lo que la mayoría de nosotros llevamos haciendo estos últimos años) o se puede buscar un profesor. Creo que esa búsqueda explica el por qué de la gran proliferación de maestros, gurus, conferenciantes inspiradores y similares en el mundo de hoy. La gente quiere aprender a vivir y ser felices. ¡Y eso es genial, ya era hora!

Y, ¿quién nos puede enseñar a vivir? Piénsalo. ¿Quién te puede enseñar matemáticas? Alguien que las haya aprendido antes. ¿Y chino? Alguien que ya lo hable. La persona que te enseñe a vivir y a ser feliz debería contar con una larga e intensa vida feliz. Debería ser alguien dispuesto a compartir y difundir la felicidad; alguien con experiencias en muchos campos; alguien cuya vida sea un ejemplo de éxito y crecimiento personal. Pero alguien accesible también.

Leer libros está muy bien. Hay muchos muy buenos en el mercado. Pero algunas cosas son muy difíciles de aprender de los libros. Imagínate intentando aprender mates o chino solo de un libro… Lo mismo ocurre al intentar aprender  a vivir.

Si crees que te ha llegado el momento de aprender a vivir, hazlo. Pide ayuda. Comienza a aprender ya mismo. La vida puede ser realmente genial… No tienes más que mirar la mía 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanóloga

www.jessicajlockhart.com