Lunes felices

Estoy FELIZ  de poder por fin ofreceros a todos esta actividad gratuita. Me inspiró un grupo de jubilados y jubiladas de la india en febrero pero no ha sido hasta hoy que por fin la he podido anunciar para vosotros.  ¡Bienvenidos a los LUNES FELICES!  Únete a mí o participa en línea. Esta actividad es para ti (y para mí) y para cualquiera que quiera comenzar la semana de mejor humor 🙂

A partir del 18 de septiembre, cada lunes de 9.00 a 9.30 hrs (horario suizo, comprueba a qué se corresponde en tu país AQUÍ) únete a mí (en persona o en línea) para cargar pilas, reír, inspirarte y así comenzar la semana con estilo. Permíteme guiarte en algunas actividades energizantes e impulsadoras para que salgas con una sonrisa en los labios y alegría en tus pasos.

¡Descubre los LUNES FELICES y no vuelvas a comenzar una semana de mal humor!

Dónde: Bolligen y en línea en mi Fanpage de Facebook

Cuándo: lunes de 9.00 a 9.30 hrs

Precio: gratis

Invita a tus amigos y seres queridos a que se unan a nosotros.  Cambiemos el estado de ánimo del mundo juntos, ¡pasito a pasito!

Disfrutemos de la vida… de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora de éxito y reconocida conferenciante internacional. Síguela aquí:

 


El club de la risa

Quiero hablaros de una experiencia increíble que he tenido durante mi reciente visita a Pune, India. Me quedé en casa de unos amigos que me invitaron a visitar el Club de la risa que su madre dirige cada mañana. Sin saber exactamente qué esperar, aquel día me levanté puntual a las 6.30 de la mañana para estar lista y expectante una hora después. Mi amiga me acompañó caminando hasta allí.

El Club de la Risa se reúne diariamente en la calle, en los soportales de un edificio de pisos, al aire libre. Sus miembros son todos hombres y mujeres jubilados. Cuando llegamos, el Club ya estaban en mitad de sus actividades, haciendo lo que suelen hacer. Me presentaron y me pidieron que me uniera a ellos en un gran círculo. La señora de azul del centro de la fotografía, Nuna, es la organizadora. Nos dirigió en una serie de movimientos y sonidos que ayudan a estirarse y sentirse mejor. Todos seguimos sus indicaciones en los movimientos y sonidos. Yo también lo intenté. Obviamente, no tengo ni idea de qué estaban diciendo, pero los movimientos, estirar los brazos hacia arriba o tocarse primero los pies y alzar luego las manos hacia el aire, convertían los ejercicios en un claro grito a la felicidad.

Hicimos cuatro o cinco de aquellos ejercicios y entonces me pidieron que yo dirigiera uno. (!) Les hice sonreír y después reír a carcajadas unos minutos.

La reunión terminó con todos reunidos contando chistes y riéndose.

Eso fue todo. No hubo nada espectacular. No hubo gran yoga ni gimnasia, sino tan solo unos minutos de pura compañía, risa y sentirse bien. ¿Se puede empezar la mañana mejor? ¡Me encantó!

¡Si todos los jubilados hicieran algo así! Les ayudaría mucho y al mundo también.

O mejor aún… ¡Si todas las personas hicieran algo así! El mundo sería un lugar mejor.

Esto es lo que viví y quería compartir con vosotros. No hace falta nada elegante, complicado ni caro. Solo un poquito de tiempo y la voluntad de disfrutar y ser feliz. Mirad la fotografía. ¿No veis el brillo y la chispa en sus ojos? Fue un honor participar en el Club de la Risa y una gran lección. ¡Gracias!

Disfrutad de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Sígueme aquí:


En estos días…

Estamos en la estación de amar y compartir; de abrazarnos y abrir nuestros corazones y nuestros hogares a personas que solemos ignorar. Esta es la estación en la que analizamos y planificamos, buceamos en nuestro interior y deseamos, soñamos y somos buenos. Una inmensa parte del mundo convirtió esta temporada del año en un símbolo de paz y celebración a lo largo de la historia. Con el tiempo también se convirtió en un símbolo de consumo.

Hoy, son muchas las voces que cuestionan esta época del año por considerarla falsa y artificial.

He aquí lo que yo creo…

Muchos, muchísimos seres humanos han aceptado a lo largo de los años convertir esta época del año en un tiempo dedicado a todo lo que he descrito más arriba. Muchas personas hacen el esfuerzo de compartir momentos felices con otros y participar en actividades y planes que en otros momentos rechazarían. Algunos de ellos lo hacen por los niños, para que dispongan de un momento de magia al año en el que soñar y desear. Otros lo hacen por tradición en su cultura. Y también los hay que lo hacen porque realmente desean esforzarse.

Sea cual sea el motivo, yo me pregunto, ¿por qué no?

Aquí tenemos una época del año que fomenta el amor y la comprensión, el respeto y la humanidad, la caridad y la decencia. ¿Qué tiene de malo que dediquemos unos días  (aunque se hayan creado artificialmente) a algo así?

Hay quienes dicen que está mal porque esas metas deberían existir todo el año y no solo unos días. A esas personas yo les respondo: ¿quién te impide perseguirlas todos y cada uno de los días de tu vida? Si hay quiénes solo las pueden perseguir unos pocos días al año, ¿por qué no dejarles? ¿Por qué rechazar lo bueno solo porque sea temporal? ¿Por qué no aceptar aquello que haya de positivo en lugar de rechazarlo solo porque no es permanente?

Otros dicen que esta época del año es falsa. Mi respuesta a ellos es: nadie te está pidiendo que finjas. Tú puedes decidir amar, ayudar y abrazar a las personas a las que realmente quieras. Si de verdad no quieres estar con ciertos miembros de tu familia o con ciertos amigos, ¿quién te obliga? Puedes estar con otros y expandir amor y felicidad entre ellos. ¿No hay realmente ni una sola persona que merezca tu reconocimiento o alabanza, ni siquiera durante un puñado de días? ¿No hay realmente nadie a quien quieras dar las gracias, nadie para quien quieras hacer algo especial, nadie con quien quieras compartir unos momentos especiales? Ellos deberían ser tu compañía. El espíritu de estos días adoptará la forma que tú le quieras dar.

Y aún los hay que rechazan estos días porque les traen recuerdos tristes… recuerdos de deseos insatisfechos o amores no correspondidos. Para ellos mi respuesta es: el pasado no existe. Se fue. El presente está aquí. ¿Por qué no crear nuevos recuerdos hoy? ¿Por qué no vivir y disfrutar el presente? Elegir la melancolía ante la alegría es decisión tuya. Yo elijo la bondad y el calor.

Creo que todos los seres humanos se pueden beneficiar de una época del año como esta; un tiempo en el que aceptamos conscientemente amar y compartir, buscar lo bueno en lugar de lo malo, centrarnos en las personas a quienes amamos y dejar de enfocarnos en quienes no. Creo firmemente que esta época del año, artificial como es, se podría convertir en un oasis en nuestras vidas que cada uno de nosotros podría llenar de recuerdos de amor y compañía. Es elección nuestra. Nosotros decidimos si queremos celebrar o no.

El mundo es nuestro. Nuestras vidas son nuestras. Nosotros elegimos qué hacemos con ellas. ¿Qué tiene de malo elegir ser feliz y dejar que nos guíen los sentimientos, emociones y eventos positivos, aunque solo sea durante unos pocos días? Durante siglos, muchas de nuestras culturas humanas exaltaron el dolor, la privación y el sufrimiento como camino hacia la gloria. Durante siglos, ser feliz o mostrarse alegre era sinónimo de pecado y de impiedad. Curiosamente, sin embargo, esas mismas culturas defendían que nos amáramos los unos a los otros, la caridad, la lealtad y la ayuda mutua como deberes básicos humanos. Yo creo que la humanidad está preparada para dar un paso adelante y buscar la gloria a través del amor. Es el momento de que crezcamos como seres humano aceptando lo que hay de bueno en nosotros y en los demás en lugar de buscar de manera constante lo malo. Es hora de disfrutar y regocijarnos. Es hora de darnos permiso para relajarnos y sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás.

En un mundo en el que hay tanto sufrimiento, ¿por qué luchar contra unos días dedicados al amor y a la ayuda al prójimo?

Sí, los habrá que sigan peleando, matando, saqueando. Sí, seguirá habiendo sufrimiento en el mundo. Es muy triste. Pero quizá nuestro pequeño esfuerzo, hecho desde la conciencia y la voluntad, aporte una gota de luz y calor. Si todos elegimos hacer el bien en lugar de criticar y llorar el mal, ya estaremos aportando algo bueno, ¿no te parece?

Y quizá llegue un momento en el futuro, si el mundo acepta dedicar este tiempo voluntariamente al amor, a la amistad y a la humanidad, en que podamos aumentar los días y convertir esta época del año en algo mayor o que se celebre más a menudo durante el año. ¿Te imaginas qué ocurriría si todo el mundo dedicara de verdad unos pocos días a celebrar el amor y a ayudar a los demás seres humanos? Imagínalo…

Yo elijo disfrutar de la vida, de TODA ella. ¿Y tú?

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com