Comunicación Padres-Hijos-Padres

Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.21.50

Este domingo, taller intensivo para familias en Worb. Plazas limitadas. Horario: 15 a 18 hrs.

La comunicación familiar entre las distintas generaciones con frecuencia da pie a conflictos y discusiones que provocan dolor y tristeza. Este taller difunde herramientas prácticas que nos permiten hacer un uso más positivo del lenguaje y a conocer cuáles son los límites de la responsabilidad de cada uno. Aprendamos a comprender y utilizar mejor el lenguaje no verbal y a tener en cuenta la visión del mundo y la esfera personal de cada miembro de la familia y cómo impactan en nuestras relaciones. También descubriremos el papel de las máscaras y cómo eliminarlas.
Edad mínima de los niños: 10 años.
Se ruega máxima puntualidad.

Precio: 40 CHF por persona.

Información y reservas: jessicajlockhart@gmail.com


Intérpretes

IMG_1205

Durante años trabajé como traductora e intérprete simultánea. Y aunque dejé de ejercer profesionalmente, me doy cuenta de que todavía sigo practicando a diario. Siempre estoy traduciendo e interpretando lo que dicen o escriben los demás. Y tú también lo haces.

Cada vez que oímos o leemos algo nos decimos a nosotros mismos: “esto significa que…” o “lo que esta persona realmente quiere decir es que…”

Piénsalo.

Estamos constantemente traduciendo a los demás o interpretando lo que nos dicen para intentar comprenderlo; para que tenga sentido sobre la base de lo que ya conocemos. Interpretamos lo que vemos u oímos según nuestra visión del mundo y nuestra experiencia. Es la única manera.

Desgraciadamente, esas interpretaciones tal vez no reflejen lo que la persona quiso decir en su origen. Imaginemos que alguien comenta: “Eso realmente no me gusta.” En REALIDAD no sabemos EXACTAMENTE qué quiere decir esa persona. Creemos saberlo. Basándonos en nuestra visión del mundo, tal vez lo interpretemos de alguna de estas distintas maneras: “No le gusto a esa persona.” “A esa persona no le gusta ese objeto.” “Esa persona se cree superior.” “Esa persona está cuestionando mi gusto.” “Lo que esa persona está diciendo realmente es… no disfruto con eso.” “Lo que esa persona quiere decir es… no quiero eso.” Y estos no son más que algunos ejemplos posibles.

Como no estamos dentro de la cabeza de esa persona ni podemos ver el mundo exactamente como ella, debemos apoyarnos en nuestras propias interpretaciones. Y nuestras interpretaciones pueden ser erróneas, aún cuando partan del amor y del fondo de nuestros corazones.

Las interpretaciones, equivocadas, llevan a conflictos y malos entendidos. Sin embargo, esos conflictos y malos entendidos no se deben a una falta de buena voluntad sino a un conjunto diferente de experiencias y conocimientos. Se deben al hecho de que todos somos seres diferentes.

En ese sentido, entonces, todos somos intérpretes de nuestras propias realidades. Siendo consciente de ello, tal vez te muestres un poquito más abierto o comprensivo la próxima vez que sientas que alguien te está mal interpretando. 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com


Los recuerdos…

IMG_3843

¿Qué recuerdas del dolor de tu infancia? ¿Recuerdas la primera vez que te cortaste? ¿Recuerdas el primer beso que te dio tu madre? ¿Y lo que sentiste la primera vez que viste una película en el cine? ¿Y cuando caminaste por primera vez?

Aunque muchos de nosotros no podemos recordar esos momentos exactos, sí “sabemos” que existieron. Creemos firmemente en ellos. Son parte de nuestra realidad. Muchos creemos tanto en ellos que dan forma a quiénes somos hoy. Nuestras personas se basan en esos recuerdos o en lo que creemos acerca de ellos.

Pero yo te pregunto, ¿son verdaderamente reales? ¿Los puedes sujetar en tus manos? ¿Puedes sentir los mismos sentimientos exactos que te hicieron sentir entonces? ¿Puedes sacarles una foto?

Entonces, ¿cómo puedes decir que son reales?

“Porque los siento,” tal vez me respondas. Pero, ¿los sientes de verdad? ¿No será que estás sintiendo lo que crees que sentirías si esa situación se volviera a producir? ¿No será que estás recreando los sentimientos que crees recordar?

Al transcurrir el tiempo apilamos recuerdos sobre recuerdos. Algunos los recordamos y otros se han quedado enterrados en el olvido. Pero los atesoramos todos en nuestra pequeña caja de recuerdos y los asociamos a diferentes sentimientos. Y cada vez que extraemos uno de la caja, lo miramos y sentimos algo de nuevo. Ese sentimiento puede basarse en el propio recuerdo y en cómo creemos recordar habernos sentido en el pasado. O puede provocarnos nuevos sentimientos.

¿Y qué me dirías si te pidiera que me entregaras ese recuerdo? No podrías hacerlo, ¿verdad? Me lo podrías CONTAR, pero no me lo podrías entregar físicamente. ¿Por qué? Porque es algo que ocurrió en el pasado y, como tal, no existe en el AHORA. No puedes hacer nada con él. No puedes cambiar nada en él. Entonces, ¿por qué lo revives una y otra vez?

Toma ese recuerdo y míralo desde el hoy. ¿Qué sientes? ¿Son sentimientos nuevos o te estás repitiendo los mismos sentimientos de siempre a ti mismo? Si esa situación no está ocurriendo AHORA, ¿por qué estás sintiendo algo AHORA? ¿Cómo puede tener ningún tipo de poder sobre ti?

Si lo que estás recordando es un viejo sentimiento, ¿de qué te sirve? ¿Cómo te puede ayudar hoy, cuando el recuerdo es algo del pasado, que no existe en el AHORA? Si le estás asociando nuevos sentimientos a un viejo recuerdo, ¿de qué te sirve también? ¿Estás sintiendo algo HOY por una situación que ya no te puede tocar, por una situación que en realidad no tiene nada que ver con la persona que eres en este momento?

Los recuerdos son historias que nos contamos sobre nuestros yos más jóvenes. Pero nada más. Los recuerdos ni siquiera nos imparten lecciones porque cómo reaccionamos en el pasado probablemente sea del todo diferente a cómo reaccionarían nuestros yos más viejos y sabios hoy ante esa misma situación. Los recuerdos son solo interpretaciones de las situaciones y, como tales, solo nuestra manera de verlas.

Una vez más, es decisión tuya. ¿Quieres repetir las mismas viejas historias todo el tiempo y recrear los sentimientos de un pasado que ya no existe? ¿Quieres repetir viejas historias en el ahora y repetir esos recuerdos para crear nuevos sentimientos hacia algo que en el ahora se encuentra totalmente fuera de tu control? Yo prefiero con mucho dejar mis recuerdos en su caja y considerarlos pequeñas fotos fijas de mi vida; tomarlos como imágenes sin sentimientos, sin nada unido a ellas. Les dé el valor que les dé, será un valor basado en una vieja historia o una nueva interpretación de una vieja imagen.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com