Adopción – cómo puede ayudar la humanología

DSC_0383

La humanología es la disciplina que ayuda a los seres humanos a ser más felices. Aplicando conocimientos académicos de distintas especialidades y una amplia experiencia vital, un humanólogo profesional ofrece a sus clientes las herramientas que necesitan para comprenderse mejor, saber qué quieren y cómo perseguirlo, desbloquearse y superar miedos y limitaciones.

Un proceso de adopción puede estar cargado de problemas y obstáculos desde su inicio. Algunos de los temas en los que un buen humanólogo puede ayudar a los padres adoptivos son:

  1. Comprender si deberían adoptar o no
  2. Aceptar que no pueden tener hijos biológicos
  3. Aceptar las complejidades de un proceso de adopción y los largos plazos de espera
  4. Comprender sus sentimientos
  5. Aceptar a su hijo o hija
  6. Explicar la adopción a otras personas
  7. Ayudar a su hijo o hija a entender su adopción
  8. Ayudar a sus otros hijos o hijas a aceptar la adopción
  9. Resolución de conflictos
  10. Comprender y aceptar su realidad, sea cual sea

Algunos de los temas en los que un buen humanólogo puede ayudar a los menores y adultos adoptados son:

  1. Comprender y aceptar su realidad, sea cual sea
  2. Comprender sus sentimientos
  3. Compartir su adopción con los demás
  4. Comunicarse con sus padres adoptivos
  5. Decidir qué quieren de la vida
  6. Resolución de conflictos
  7. Decidir si quieren buscar a sus familias biológicas o no
  8. Aceptar quiénes son

La adopción no siempre es un camino feliz. La humanología lo puede facilitar ofreciéndote las herramientas que necesitas para comprender y resolver algunos de sus temas.

Aprende a disfrutar de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


Conóceme

Tal vez hayas leído alguno de mis libros o participado en alguno de mis talleres. Tal vez hayas visto alguno de mis vídeos en mi canal de Youtube o escuchado alguna de mis entrevistas. O tal vez solo me sigas por aquí, por mi blog.

Si es así ya sabrás quién soy y qué estoy intentando hacer. Pero por si acaso, déjame que te lo cuente en unas pocas palabras 🙂 : estoy intentando llegar al máximo número de personas para difundir la humanología y a través de ellas ayudarles a alcanzar su propia definición de la felicidad. La humanología es una disciplina que hunde sus raíces en otras muchas como la filosofía, la psicología, el coaching, el mentoring o la PNL y que se extiende hasta incluir las experiencia acumulada con el objetivo de ofrecer a las personas nuevas soluciones y perspectivas diferentes sobres sus vidas y sobre ellas mismas a fin de que puedan llegar a lo que para ellas sea la felicidad. La humanología trabaja con y para los seres humanos. De ahí que pueda ayudar a las personas en tantos campos diferentes.

Me he dado cuenta de que me gustaría hablarte de mí y de la humanología en persona. Me gustaría compartir contigo lo que he aprendido. ¿Quieres conocer mis libros? ¿Quieres que te explique alguna de las herramientas que utilizo en mi trabajo? ¿Quieres que aborde una cuestión o un conflicto en particular y te enseñe qué estrategias utilizar?

Si tienes una empresa, perteneces a algún club o te gustaría que presentara alguno de mis libros o alguno de mis talleres o cursos o que os explicara qué es el coaching en optimismo o la humanología mándame un mensaje a theoptimistinme@aim.com e intentaremos incluirlo en nuestros planes.

Muchas gracias por tu apoyo y recuerda disfrutar de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


Llueve

IMG_5750

Mira estas flores. Tienen la cabeza bajada. Está lloviendo. No parecen muy felices, ¿verdad?

¿Está lloviendo también en tu vida? ¿Estás tú también con la cabeza bajada, sintiéndote mal?

Estas flores estirarán el cuello y alzarán la cabeza en cuanto salga de nuevo el sol. Saben que no va a llover para siempre. Así que se limitan a esperar. No se cierran en sí mismas ni se dejan arrastrar por la tristeza de los días lluviosos. Solo bajan la cabeza para evitar que el agua entre en sus frágiles corolas. En cuanto se detenga la lluvia levantarán la cabeza con orgullo y felicidad para sonreírle al sol. También saben que necesitan el agua para sobrevivir. Aunque no les guste mojarse.

¿Qué crees que están pensando estas flores?

‘¡Madre mía, qué dura es nuestra vida! ¿Por qué nos tiene que llover? ¿No podíamos ser felices con solo agua subterránea? ¿Por qué nos tiene que ocurrir esto a nosotras? ¿Por qué? ¿Por qué?’

Recuerda que la lluvia no dura para siempre. Espera el sol que seguro que saldrá y álzate con orgullo y alegría una vez más. Cuestiona tus pensamientos. ¿Te estás diciendo que no mereces lo que te ocurre, que la vida es injusta, que eres una persona sin suerte? ¿Te lamentas y te sientes triste? ¿Crees que te pasan cosas malas constantemente?

La próxima vez que tu proceso mental te inunde de pensamientos negativos, recuerda las flores y su esperanza y confianza. Recuerda que los días lluviosos nos nutren aún cuando no los disfrutemos mucho. Agacha la cabeza, si así lo deseas, pero álzate con fuerza y espera a que lleguen mejores tiempos.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart