Manejar creencias limitantes

Las creencia que nos limitan matan más que sueños. También acaban con la esperanza, la fe, la autoestima. Las creencias limitantes nos convencen que lo posible es imposible, que no hay nada que podamos hacer, que nada cambiará jamás. Son jaulas invisibles y poderosas que construimos alrededor de nuestras mentes. A no ser que descubramos y cuestionemos esas creencias, nuestras vidas se llenarán de limitaciones, dudas, dolor e incomprensión. Pero se pueden cambiar. Una vez creímos esas creencias… hoy podemos creer otras distintas.

Las creencias limitantes nacen muy pequeñitas.

Al principio no son más que una interpretación de una cierta realidad. Nos ocurre algo o algo ocurre en nuestro entorno. Observamos lo que pasa desde el punto de vista de nuestras experiencias y conocimiento anteriores y lo interpretamos de manera tentativa para que encaje con lo que ya sabíamos. Le damos una interpretación coherente y que nos cuadre. Entonces ocurre algo más. Y ese “algo más” confirma la interpretación del primer episodio. Así, despacio pero sin pausa, a la par que nuestra interpretación original se confirma una y otra vez, esa forma de ver las cosas empieza a cristalizarse en nuestra mente en forma de nueva creencia. Cuanto más la confirmemos, más sólida será.

La creencia se vuelve inconsciente.

Pronto, la creencia está tan interiorizada y resulta tan común, que dejamos de ser conscientes de ella. Pasa a formar parte de nuestro sistema de creencias inconscientes.

El cerebro humano resulta similar a un ordenador en su manera de funcionar, por lo que a partir de ese momento comienza a desempeñar su trabajo más habitual que consiste en confirmar esa creencia, así como todas las demás de nuestro sistema. La naturaleza, con su proverbial inteligencia, concedió a nuestro cerebro el trabajo de evitar que sintiéramos inseguridad o duda. Cuanto más sólidas sean nuestras creencias, más sólidos nos alzaremos ante el mundo .

El cerebro seleccionará maneras de confirmarla

Por consiguiente, el cerebro seleccionará y percibirá de manera inconsciente la información que necesite para confirmar aquello que ya sepamos. Toda la demás información, la que cuestione o dude de nuestras creencias, será ignorada u obviada.

Todas nuestras creencias se funden entre sí para dar lugar a las lentes a través de las cuales vemos e interpretamos el mundo que nos rodea. Así, no existen dos personas que compartan exactamente las mismas lentes.

Las creencias nos limitan

El tiempo transcurre y las creencias que se cristalizaron en el pasado en nosotros aún siguen en nuestro interior. Hemos estado viviendo según ellas. Algunas las establecimos ya en la infancia y permanecen todavía con nosotros, aunque ya no seamos niños. Otras las hemos adquirido más tarde. Es lógico, por lo tanto, que algunas nos ralenticen o reduzcan nuestra capacidad para percibir las cosas. Y ya solamente por eso, algunas de nuestras creencias nos limitarán. Otras nos limitarán porque no nos permitirán avanzar o porque nos impedirán ver nuevos caminos o desarrollos. También las habrá que nos limiten por inmovilizarnos aún cuando la vía esté clara.

Qué hacer

Para manejar las creencias limitantes debemos dar cuatro pasos. Por favor, permíteme que los comparta contigo pero recuerda que SOLO deberás cambiar UNA creencia cada vez. Si intentas cambiar varias simultáneamente correrás el riesgo de entrar en crisis. Cambia una creencia y, cuando lo hayas conseguido, cambia la siguiente.

  1. Identifica tus creencias ¿Cómo puedes cambiar algo que ni siquiera sabes que tienes? Pregúntate qué creencias tienes. Para hacerlo, observa tus pensamientos y escucha tus palabras. Cualquier frase que empiece con las palabras: “Creo que…,” “Me parece que…,” “Opino que…,” “Soy…,” “No puedo…,” “Debería…” y sus contrarias reflejarán tus creencias. Elige una.
  2. Cuestiona la creencia. Pregúntate si esa creencia en particular te limita o te inspira. Si decides que es negativa, pregúntate entonces si la quieres cambiar o si la quieres guardar. Si la respuesta es “cambiar,” continúa al tercer paso.
  3. Encuentra una sustituta. Este paso es complicado. Una vez identificas una creencia que te limita y decides que no la quieres guardar, deberás encontrar otra que la sustituya. Las creencias que sustituyen a otras se denominan declaraciones y son frases positivas en tiempo presente que tenemos la capacidad de convertir en realidad. Han de ser lo suficientemente diferentes de la creencia original, aunque no sus opuestas, puesto que entonces no las podríamos aceptar. Déjame que te dé un ejemplo: imaginemos que la creencia que quieres cambiar es:  ‘tengo mala suerte.‘ Decirte lo contrario, ‘tengo buena suerte‘ no funcionará porque no te lo creerás. Eso es una afirmación, no una declaración. No está en tu poder cambiarla porque tu creencia original la anula de base. Necesitas algo en lo que de verdad puedas creer para poder aplicarlo. Te bastaría con un pequeño cambio en la redacción de la frase para tener una nueva. ‘Yo soy responsable de mi propia suerte‘ podría funcionar porque te da el poder de elegir. Otra posibilidad sería algo como: ‘tengo suerte cuando…’ y le añades los ejemplos en los que vas a creer tu buena fortuna. Al cambiar la declaración original por una de estas, dejarás de limitarte. Pero espera, la vieja creencia sigue estando en ti. Esta nueva declaración no deja de ser solo eso, una declaración. Da el cuarto y último paso.
  4. Confirma y refuerza la nueva creencia. La nueva creencia debe sustituir lentamente a la vieja. Como ya hemos comentado, nuestro cerebro confirma constantemente nuestras creencias. Por lo tanto, necesitamos dejar de confirmar nuestras creencias viejas y comenzar a confirmar las nuevas. Para hacerlo implantaremos las nuevas en dos fases:
    1. Repite, repite, repite. Repite la nueva declaración un millón de veces. Repítela en tu cabeza, mentalmente, cantando, escríbela en un papel, dila en voz alta… escríbela con letras muy grandes y cuélgala en algún lugar donde la veas todo el rato como recordatorio. Haz que tu cerebro esté expuesto todo el rato a la nueva declaración, hasta que se convierta en inevitable e inolvidable. Y cuando te venga a la mente la vieja declaración, acéptala y di mentalmente, “sí, pero…” y repite la nueva declaración.
    2. Celébralo. Cada vez que tu nueva declaración se sienta auténtica, celébralo. Celebra el sentimiento, celebra la certeza, celebra haberla pensado. Aunque solo la sientas o la pienses durante un segundo. Celébralo. La emoción que sientas al celebrarlo fortalecerá la nueva declaración en tu cerebro.

Comienza a vivir tu nueva creencia

Eso es todo. Poco a poco, la vieja creencia ser irá borrando y la nueva ocupará su lugar. Algunas de las creencias más arraigadas necesitarán más tiempo pero persevera y aplica los cuatro pasos como los he descrito y las cosas comenzarán a cambiar en tu vida. Date la oportunidad de vivir una vida nueva y cambia las creencias que te limitan una a una.

Y recuerda disfrutar de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Jessica J. Lockhart es humanóloga, autora de cuatro libros y renombrada autora internacional. Síguela aquí:


El éxito y la felicidad no son lo mismo

Durante muchos años nos han contado historias de personas de éxito que parecen felices y satisfechas y eso ha difundido la creencia de que el éxito y la felicidad van de la mano. Algunos gurús, coaches, mentores y líderes promueven el éxito como camino certero a la felicidad. Si buscáis en los medios de comunicación y encontraréis cientos de anuncios que ofrecen a la gente diferentes caminos al éxito. La mayoría de ellos también implican que el éxito, que es la meta, incluye la felicidad como parte de su recompensa e incluso van tan lejos como para prometer felicidad como subproducto del éxito.

Al crecer se nos dice que alcanzar metas, especialmente las más elevadas, nos hará felices. Consigue las mejores notas, gradúate de las mejores universidades, obtén los mejores trabajos… Y nos lanzamos de cabeza a perseguir esos objetivos. ¿Cuántos de vosotros REALMENTE os habéis sentido felices haciéndolo? ¿Cuántos habéis sentido alivio en lugar de felicidad al llegar a la meta? ¿Cuántos de vosotros os habéis sentido DE VERDAD satisfechos al sacar las mejores notas, graduaros de la universidad y obtener los mejores puestos de trabajo? ¿Y cuánto os ha durado la satisfacción?

Alcanzamos una meta y de inmediato nos marcamos la próxima en una carrera interminable por obtener siempre lo mejor y lo mayor. Queremos tener éxito. Queremos llegar a la cima. Pero no nos engañemos. Eso no tiene nada que ver con la felicidad, ¿verdad? El trayecto hasta esas metas a menudo no resulta demasiado agradable: las horas interminables, el estrés acumulado, las cargas sobre nuestra salud y sobre nuestro tiempo… Invertimos tanto de nosotros mismos que no queda nada con qué disfrutar.

¿Y qué pasa con esas cimas por alcanzar? ¿Qué cimas? Siempre hay otra cima tras la última cima, ¿verdad? Nunca es suficiente.

Y aún así, el mundo insiste en vendernos la idea de que éxito es lo mismo que felicidad.

Las personas auténticamente felices, por el contrario, se sienten satisfechas como están; no podría ser de ninguna otra manera, ya que eso implicaría echar algo de menos y que, por lo tanto, no ser felices. Las personas felices no necesitan participar en esa constante competición por lo mejor y lo mayor. Dependiendo de lo que cada uno de ellos entienda por felicidad, disfrutar de la vida y sentirse satisfechos ya representa un gran éxito.

Es cierto que algunas personas incluyen el éxito dentro de su definición de felicidad. Están en su derecho. La felicidad es un concepto muy subjetivo. La única pregunta que deben entonces plantearse es cuánto éxito necesitan alcanzar para sentir que han alcanzado el éxito y que ya se pueden sentir felices.

Así que empecemos a llamar a las cosas por sus verdaderos nombres. El éxito es una cosa. La felicidad es algo distinto. Y no tienen por qué ir juntos

La próxima vez que alguien os diga que para ser felices debéis tener éxito, preguntaros qué queréis VOSOTROS de la vida. Al fin y al cabo, solo vosotros podéis responder a esa pregunta. Y si vuestra respuesta es tener éxito, no lo dudéis, id a por él con todas las fuerzas. Pero no digáis que estáis buscando la felicidad. Sed sinceros con vosotros mismos.

Hagáis lo que hagáis, disfrutad de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com

Seguid a Jessica J. Lockhart aquí:


Lo que ves nunca es la persona completa

Hace algunos días, una  persona a quien quiero mucho me dijo que mi vida resulta tan increíble que hay mucha gente que cree que cuento mentiras o que solo estoy fanfarroneando o exagerando cuando hablo de ella. Esa misma persona me dijo que incluso algunos tienen la impresión de que mis hijos mienten cuando repiten algunas de mis historias. Desde entonces me he percatado en varias ocasiones que lo que estaba a punto de narrar podría ciertamente sonar un tanto fantasioso para algunas persona. Sin embargo, mi vida es de verdad singular. Déjame que te ofrezca algunos ejemplos:
 

Read More