Dejar marchar por fin

La mayoría de las personas no aprenden nunca a perdonar de verdad. Algunas acarrean cargas hechas de culpa, de dolor o de ira durante muchos años, sin ser conscientes de que las pueden simplemente dejar marchar.

Algo ocurre en tu vida que te duele o te enfada tanto que se convierte en parte de tu ser. Permanece contigo, acechando en la oscuridad de tu mente, esperando el momento correcto para mostrarse y volver a provocar los mismos sentimientos otra vez. En ese momento, repasas la escena como si fueras un detective a la búsqueda de pruebas que demuestren tu culpabilidad, la culpabilidad de otro o la culpabilidad de la vida. Porque alguien ha de ser culpable y no se ha de marchar sin pagar su culpa.

 

Read More


Coaching en Optimismo – descúbrelo


¿Está tu mente tan ocupada pensando que no vives?

Muchas personas están tan centradas en qué están pensando y sintiendo, que se olvidan de vivir…

Read More