Próximos eventos en español

Screen Shot 2016-02-14 at 16.44.16Screen Shot 2016-01-22 at 07.07.05Screen Shot 2016-02-03 at 05.55.18Screen Shot 2016-01-28 at 18.49.52

Para más información: jessicajlockhart@gmail.com

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


¡Salta!

file4101244237065

La mayoría de los animales saltan cuando se sienten alegres o juguetones. La mayoría de los humanos también lo hacen o lo hacían de jóvenes. Es muy probable que tu cerebro lo recuerde y todavía establezca la conexión entre saltar y sentirte con energía y ganas de jugar. Recuerda que el cerebro segrega las sustancias que nos hacen sentir bien, mal, contentos, estresados… Así que la próxima vez que te invadan la depresión, la tristeza, la apatía o la falta de motivación, levántate y salta. (Durante por lo menos un minuto completo 🙂 ) Aunque te canses un poco, tu cerebro te hará sentir más ganas de vivir y hacer cosas.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart


¿Cómo sabes que te aman?

gold-glitter-heart002

¿Cómo sabes que te aman? Cuando planteo esta pregunta a mis clientes, me contestan cosas como…

Me siento amado (o amada)… 

‘…alguien me da un beso.’

‘…alguien me hace un regalo.’

‘…alguien me sonríe.’

‘…alguien me abraza.’

¿Y si te dijera que esas son las reglas que se marcan ellos mismos y que sus cerebros solo reconocen esos mecanismos para producir los productos químicos que les hacen sentir bien? ¿Si te dijera que SOLO se sienten amados cuando se cumple una de esas “reglas”? ¿Si te dijera que ellos establecen las reglas que su cerebro cumple y que así se limitan en su capacidad para sentirse amados?

Si una persona tiene cuatro reglas, por ejemplo las cuatro que he escribo más arriba, solo se sentirá amada cuando se cumpla una de ellas. Sin querer, enseñará a su cerebro a responder solo a esos cuatro mecanismos. Sus cerebros no liberarán sustancias “siéntete bien” excepto cuando se cumpla una de esas cuatro reglas.

Tengo muchos clientes con realidades muy similares a lo que te estoy describiendo.

No se sienten muy amados.

No me sorprende.

¿Y si te dijera que todos tenemos el poder de cambiar esa realidad para nosotros mismos?

Nuestros cerebros aprenden por repetición y por emoción. Toma una hoja de papel, siéntate y escribe todo un conjunto nuevo de reglas para tu cerebro. ‘Me siento amado o amada cuando alguien dice cosas buenas sobre mí; cuando alguien me habla con dulzura o cariño; cuando alguien cocina para mí; cuando alguien se sienta conmigo para disfrutar de una agradable conversación; cuando alguien me anima con motivación y apoyo… etc.’ Escribe cuantas reglas puedas. Después léelas en voz alta, permitiendo que penetren en ti. Cuando se produzca una de esas situaciones en la vida, cuando te encuentres con que alguien hace lo que has descrito en una de tus nuevas reglas, recuerda que la escribiste, acepta el amor que te están brindando y “celébralo” permitiéndote sentirte bien. En muy poquito tiempo dispondrás de un conjunto completo nuevo de reglas para tu cerebro que te harán sentir mucho, mucho, mucho más amado o amada.

Recuerda, tú eliges.

Disfruta de la vida… de toda ella,

Jessica J. Lockhart