Más detalles

Captura de pantalla 2015-08-16 a las 15.22.51

¿Buscas una manera sencilla de ayudarme en mi campaña? Pincha AQUÍ y podrás encargar un conjunto de tarjetas postales con algunas de mis citas. Totalmente originales y creadas por mí, las puedes coleccionar o enviar a tus seres queridos en forma de mensaje bonito o motivador. Se presentan en paquetes de 3 ó 5 ejemplares. ¡Gracias por toda tu ayuda!

Disfruta de la vida… de toda ella, J.

(y ayúdame a ayudar a otros a disfrutar de la suya también :))


Nuestra próxima charla… El poder de los otros

Captura de pantalla 2015-07-31 a las 9.52.21

Worb, 21 de agosto de 2015 a las 18.30 hrs.

¿Por qué me hacen sufrir? ¿Por qué me decepcionan? ¿Por qué me hacen daño? ¿Cómo lo puedo evitar? Cada uno de nosotros tenemos nuestro propio ámbito personal formado por nuestras ideas, pensamientos, miedos, sueños, creencias… Ese ámbito personal nos hace únicos y es solo nuestro.

Descubre en este taller de 2 horas las herramientas que te permitirán preservar tu ámbito personal y no sentirte amenazado ni atacado.

El coaching no es terapia. Los coaches ayudamos a nuestros clientes a ampliar su visión del mundo para percibir nuevas perspectivas que antes no podían ver. Al ver más, encuentran soluciones diferentes a sus viejos problemas y empiezan a comprender mejor sus propias circunstancias.

La Coach Jessica J. Lockhart es coach de vida y optimismo, reconocida por la Federación Internacional de Coaches. Realiza su trabajo en inglés, español y francés y trabaja con clientes de todo el mundo. Ha publicado diversos libros e imparte talleres y presentaciones en diferentes países, donde ayuda a sus clientes ofreciéndoles herramientas prácticas para cambiar aquello que no les está permitiendo ser felices. Tras haber vivido en siete países distintos, su conocimiento de la vida en el extranjero le permite ayudar a personas como tú con experiencias propias.

Nuestros talleres de coaching no te pedirán que compartas información ni detalles personales.

Reserva tu plaza ya. Contribución: 15 CHF por persona.

Apúntate a la felicidad, es contagiosa 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella, J.

 


¿Cómo te presentas?

IMG_3534

Cuando alguien me pregunta quién soy, puedo responder de muchas maneras diferentes…

  • Soy Jessica.
  • Soy escritora.
  • Soy coach.
  • Soy un ser humano.
  • Soy madre, soy mujer…

Y siempre estaré contando una verdad a medias porque soy todo eso y mucho más. Dependiendo en quién esté haciendo la pregunta y las circunstancias que nos rodeen, tal vez elija una respuesta u otra. Por ejemplo, si quien me lo pregunta es un posible cliente, está claro que no responderé “soy una madre,” aunque esa sí sería mis respuesta si quien preguntara fuese el jefe de estudios del colegio.

Qué o quién soy no se limita a una única palabra ni a un puñado de ellas. Soy muchas cosas. Elijo mostrar o transmitir una o varias de ellas dependiendo de las circunstancias en las que me encuentre. Pero eso no significa que no sea las demás en ese momento. Las sigo siendo. Es tan solo que he elegido no compartirlas entonces. Eso significa que yo no soy las circunstancias que me rodean. Independientemente de cómo responda a esa pregunta, yo sigo siendo también todo lo demás.

A veces nos sentimos limitados y definidos por nuestras circunstancias: “soy un sintecho,” “soy pobre,” “soy depresivo.” El mero hecho de pronunciar esas palabras de alguna forma nos convierte en ellas. Cuando una persona dice “soy obesa,” está eligiendo esa definición cuando, en realidad, solo está mencionando las circunstancias en ese momento. Es persona es mucho más que “obesa.” Es mucho más que sus circunstancias.

Yo soy yo. Yo no soy mis circunstancias. Cuando me presento al mundo, siempre intento reflejar qué soy, no mis circunstancias. Si quiero hablar de mis circunstancias, siempre puedo decir algo parecido a… “En este momento tengo sobrepeso,” “en la actualidad padezco alguna enfermedad,” “ahora mismo no tengo dirección,”  en lugar de “soy obesa,” “soy un enfermo,” “soy un sintecho.”

Soy… refleja quiénes somos, no cómo nos sentimos o cómo nos vemos. Así que la próxima vez que te vayas a presentar, ten cuidado. Recuerda que de quien estás hablando es de ti 🙂

Disfruta de la vida… de toda ella, J.