Un Mantra Optimista al Día

Es más fácil dar pasos pequeños que grandes. Por eso te recomiendo que empieces con pasos pequeños en tu camino hacia el optimismo y la felicidad y los vayas haciendo mayores gradualmente.

Una forma de empezar a sentirte mejor y más capaz de inmediato es comenzar el día con un Mantra Optimista. Mientras desayunas, elige un pensamiento prometedor y alegre para el día y repítelo en voz alta, por escrito, en la cabeza… durante todo el día, tantas veces como puedas. Conviértelo en tu juego diario.

mantrasp

Repite el mantra con tanta frecuencia como puedas y deja que ejerza su magia.

Tu mantra optimista puede tratar sobre cualquier cosa que tenga que ver directamente contigo. Redáctalo en presente y asegúrate de que sea positivo y breve (es más fácil de recordar..)

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com


10 trucos para enfrentarse a la tristeza navideña

Navidad triste

Navidad triste

Mucha gente se siente triste en una noche como la de hoy. Les trae recuerdos de reuniones familiares infelices. Y la presión del entorno que les dice que DEBERÍAN sentirse felices hace que todo sea peor.

¿Eso te pasa a ti? ¿Es esta noche una noche de tristeza, de decepciones, de lamentos? ¿Te hace retroceder en el tiempo y echar de menos algo que nunca existió?

¿Te hace plantearte si has hecho lo que tendrías que haber hecho o si has sido lo suficientemente bueno?

It's a sad night

Es una noche triste

¿Es una época de estrés con unos parientes o una familia con quienes en realidad preferirías no estar? ¿O te gustaría estar con ellos pero tras haberlos transformado del todo hasta convertirlos en lo que sueñas como una familia “perfecta”?

Sí, hoy es una noche muy dura para muchas personas.

Y sin embargo, solo es una noche. Y mañana solo es un día. Y tal vez no cambie nada, pero sobrevivirás.

Y el año que viene será tan triste como esta noche… Y al otro volverás a temer estas fiestas una vez más 🙁

¿Realmente quieres que sea así? ¡Para nada! Cambiémoslo, entonces.

  1. ¿Una corbata alegre, tal vez?

    ¿Una corbata alegre, tal vez?

    Empecemos preparándonos para esta noche. ¿Qué te vas a poner? Intenta añadirle algo alegre al conjunto que hayas elegido. Quizá una flor o un broche o una pincelada de color. Tal vez te puedas hacer el pelo con un estilo distinto, algo nuevo. Cada vez que lo mires, te hará recordar que estás haciendo un esfuerzo consciente por ser feliz. 🙂

  2. Pon música alegre ahora mismo. Sí, no esperes. Pon la música y deja que te envuelva. ¿Te apetece bailar a su ritmo? ¡Hazlo! Pero tampoco pasa nada si no te apetece bailar. Tan solo deja que tu cuerpo te diga qué quiere hacer.
  3. Hagas lo que hagas, no te pases el día en casa dándole vueltas a la noche. Sal. Vete a dar un paseo. Quema parte de la energía que tienes acumulada. Y que te dé un poco el aire fresco.
  4. Mímate

    Mímate

    Piensa en un montón de pequeñas cosas que te pudieran alegrar la noche. Y búscalas. Una sonrisa, un abrazo, un capricho especial para comer… Planifícalas y búscalas. Si quieres una sonrisa, sonríe a los demás; si quieres un abrazo, dáselo a alguien; si quieres algo rico para comer, cómpralo o hazte con ello. Mímate un poco a ti mismo.

  5. Antes de ir a cenar, piensa en algunas cosas que te hagan feliz. Prepara una pequeña lista de pensamientos o recuerdos alegres y úsala como una especie de mantra durante la noche. Cada vez que percibas tristeza, recuerda la lista y céntrate en ella punto a punto, uno después del otro. Funciona mejor si esos pensamientos los redactas en forma de afirmaciones positivas: ‘Soy una persona amada,’ ‘Tengo salud,’ ‘Mi plan para mañana es…’ Siempre en positivo y en presente. Usa esos pensamientos y otros similares cada vez que te sientas mal esta noche y mañana.
  6. Al transcurrir la noche, piensa en lo que tienes y evita pensar en lo que no tienes o en lo que echas de menos. Céntrate en tus bendiciones. Haz un esfuerzo consciente por disfrutar de cualquier cosa buena que tengas esta noche.
  7. Pon música alegre

    Pon música alegre

    Si el ambiente está tenso, pide que se ponga música alegre. Hay unos cuantos villancicos con marcha que podrían animar a la gente.

  8. Si eres una persona religiosa, plantéate cuál es el significado de la celebración de esta noche. Eso por sí mismo también te debería animar. Es una noche para estar felices y celebrar un nacimiento singular.
  9. Si alguien empieza a discutir, a pelear o simplemente a hablar sobre algo triste o perverso durante la cena, contraataca sacando una conversación sobre algo alegre. Háblales sobre tus planes o pregúntales sobre los suyos; cuéntales la última película que has visto o pide a los comensales que compartan un chiste. Si los que quieren arruinar la noche persisten, no les escuches. Empieza una conversación con la persona que está sentada junto a ti sobre algo alegre. Ignora a quienes estén intentando hacer que la noche sea triste o negativa.
  10. Smile! :-)Y más que ninguna otra cosa, sonríe. Oblígate a sonreír. Sonríe cuando te sirvan, sonríe cuando se dirijan a ti, sonríe solo por sonreír. Sonríete cada vez que pases ante un espejo.

La noche acabará y habrás sobrevivido un año más. Pero tal vez este año no te hayan herido tanto tus sentimientos y quizá incluso te hayas divertido un poco.

Ojalá tengas una gran noche y disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com


Perdón sí, pero…

¿Abraza a tus enemigos?

¿Abraza a tus enemigos?

No os estoy diciendo que os limitéis a mirar hacia otro lado. No os estoy diciendo que intentéis olvidar todo lo malo que se os ha hecho. No os estoy diciendo que abracéis a vuestros enemigos y lo olvidéis todo. ¡Eso estaría mal! Os estoy diciendo que os enfrentéis a vuestros miedos y a vuestro dolor. Solo entonces podréis entender que nadie realmente os puede volver a hacer daño. Lo que está en el pasado ya se ha ido.

Hug each other

Abrazaos

Cuando yo era niña y me peleaba con mis hermanos a lo grande, mi madre con frecuencia nos decía que nos abrazáramos, olvidáramos la discusión y “empezáramos de cero.” Bueno pues lo siento pero nunca pude hacer eso. Simplemente me negaba a hacerlo. Tenía la impresión de que se quedaban cosas sin decir y problemas sin resolver. Sentía que se me quedaba un gran peso sobre los hombros si me limitaba a olvidar y seguir adelante. Me daba la sensación de que las cosas no estaban bien.

Y más adelante, ya de adulta, también se me pidió varias veces que “empezara de cero.” ¡Cómo me disgustaban esa expresión y esa actitud en general!

Don't put a lid on your problems

No pongas la tapa a tus problemas

Hoy creo que mi intuición era correcta. Cuando sientes dolor o alguien te hace daño y no te enfrentas al problema, a la ira y a la decepción sino que lo ocultas todo bajo un perdón falso o bajo el olvido, solo te estás limitando a poner una tapa sobre algo que terminará por pudrirse. La gente dice que el tiempo lo cura todo. Mmmmmm, realmente no es así. El tiempo solo cura lo que llegamos a aceptar, y solo podemos aceptar aquello a lo que nos enfrentamos. Y eso es lo más complicado.

Apologizing

Lo siento

Pedir perdón a la otra persona o que ella te pida perdón a ti sin un análisis claro y cierta introspección por tu parte nunca será suficiente. La única manera de calmar realmente el dolor y de llegar a resolver una situación es enfrentándose a ella, analizándola y decidiendo si hemos hecho bien o mal. Si decidimos que hemos hecho bien y que la otra persona fue la única que hizo mal, no hay nada que perdonar. Si decidimos que nosotros hemos hecho mal, tendremos que preguntarnos qué hicimos mal, por qué y cómo podríamos haber actuado de una manera diferente. Solo si comprendemos eso podremos perdonarnos a nosotros mismos. Perdonarnos a nosotros mismos es mucho más importante que perdonar a los demás. A veces decidimos que ambos hicimos mal. En esos casos deberemos analizar nuestra parte de culpa e intentar entender los motivos por los que la otra persona hizo mal y reaccionó de esa manera.

En este punto suelo recordar a mis clientes y amigos que la mayoría de los seres humanos actuamos y reaccionamos como creemos que es mejor. No hay mucha gente ahí afuera que tenga el único objetivo de hacernos daño. Esa no es su meta. La mayoría de nosotros intentamos hacer las cosas lo mejor que podemos. Sí, es cierto que existen algunos seres realmente perversos. Pero quizá incluso ellos no sepan hacerlo mejor. Si comprendemos eso tal vez nos resulte un poco más sencillo disculparles sus carencias.

Y será solo cuando realmente entendamos y perdonemos que podremos crecer. Y solo a través del perdón a uno mismo y a los demás podremos madurar y avanzar.

The key to many doors

La llave para muchas puertas

Perdonar e ignorar no son sinónimos. El perdón es la llave que nos puede abrir tantas puertas nuevas en el futuro… Perdónate por lo que hagas mal, por lo que no hiciste y deberías haber hecho, por lo que te hace sentir culpable, por no ser lo que los demás esperaban, por no ser  tan perfecto como te gustaría… y perdona a los demás por ser humanos. Tu vida será mucho mejores después de eso.

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart – humanología – www.jessicajlockhart.com