Yo no busco la perfección

2

¿Por qué crees saber qué es lo mejor para mí? Pareces tener muy claro quién debería ser yo. Crees que me puedes decir qué debo pensar, qué debo sentir, qué debo hacer, qué debo decir…  Opinas que sin duda serías un yo más perfecto que yo misma. Y quieres que sea ese yo perfecto que imaginas. Al igual que lo cree el resto del mundo. Todas las personas que me rodean tienen su propia opinión de quién debería ser yo; esa persona perfecta que ven en su mente. Cada día me decís de maneras diferentes quién debería ser: a través de la publicidad, de mis compañeros, de mi familia, de la sociedad en general. Sí, todos lo sabéis mejor que yo. Todos me pedís que sea esa persona perfecta que visualizáis en mi futuro. Pero yo no quiero ser ninguna de esas “personas perfectas.” Yo solo quiero ser yo.

Quiero ser yo con mis defectos y mis virtudes. Quiero cometer mis propios errores y aprender de ellos. Quiero ser imperfecta y no estar siempre fingiendo la perfección. ¡Quiero ser yo!

Soy quién soy por todo lo que he experimentado y aprendido hasta el momento en mi vida. Todas esas lecciones me han llevado a creer lo que creo y a ver el mundo y la realidad como los veo. Tú eres quién eres por todo lo que has experimentado y aprendido hasta el momento en tu vida. Es por eso que tú eres tú y yo soy yo. Ese es el motivo por el que somos diferentes. ¿Por qué crees que tus experiencias y lecciones son mejores que las mías? Sí, tal vez hayas vivido más años. Eso da igual. Mis lecciones son únicamente mías y nadie más en todo el mundo ha aprendido exactamente lo mismo que yo porque no han tenido mis mismas experiencias. Tú no estás dentro de mí. No sabes de verdad, de verdad, de verdad, lo que yo sé. Ese es el motivo por el que yo veo la realidad como la veo. Así que, por favor, deja de intentar convencerme que tu visión de la realidad es mejor que la mía. Yo nunca podría verla como la ves tú ni tú como la veo yo.

Soy quién soy por las experiencias y las lecciones que he tenido y quizá sea la única YO que podía ser. Quién sabe, tal vez tú hubieses sido como yo de haber tenido solo mis experiencias y haber vivido mi vida.

Así que escúchame, mundo, yo no quiero ser esa yo perfecta con la que todos soñáis. Yo no quiero ser la yo que imagináis basándoos en vuestras experiencias y en vuestra visión del mundo. No lo puedo ser. Yo soy yo. Mi yo real. Y esa es la persona que quiero ser.

Disfruta de la vida, de TODA ella,

Jessica J. Lockhart, humanología

www.jessicajlockhart.com